Al llegar a la edad de las ilusiones, Tania Itzel Escobedo González acudió a la Parroquia del Señor del Encino para dar gracias al Creador por el don de la vida.
Acompañada por sus padres, José de Jesús Escobedo Castorena y Alma González, y sus padrinos, la quinceañera arribó al recinto sagrado, con la firme disposición de participar de la eucaristía.
Durante su misa, el celebrante la invitó a pensar en su futuro, pidiéndole a Dios el entendimiento para descubrir cuál debe ser su vocación y poner todo en sus manos, puesto que él es quien tiene todas las respuestas.
Después de recibir la sagrada comunión y la bendición del sacerdote, la festejada se reunió con todos sus invitados en la recepción preparada especialmente en su honor por haber llegado a una de las etapas más bellas de la juventud.
Ahí, la guapa quinceañera deleitó a sus invitados con un hermoso vals que bailó con su papá y padrino, además de un festejo lleno de grandes sorpresas que todos disfrutaron con gran alegría.
La velada que se extendió por varias horas, permitió a la festejada y a sus invitados compartir enormes y memorables instantes.