El coordinador de atención a emergencias e infraestructura hidrológica de la Comisión Nacional del Agua en el estado, Mario Tavera Núñez, advirtió que no existen condiciones para que las personas se introduzcan a nadar en cuerpos de agua ubicados en parajes por el nivel de azolve que presentan.

Se debe evitar introducirse a bordos y presas, incluso quienes sean experimentados nadadores, al considerar que los vasos tienen una gran cantidad de lodos que vuelven a estos sitios como zonas de riesgo al momento de adentrarse en ellos, manifestó.

Detalló que se tiene registro de más de 1,200 vasos de agua en el estado que cuentan con un permiso o derecho de aguas, aunque se tiene supervisión por parte del personal de instancias de los tres niveles de gobierno en los 80 más importantes durante la temporada de asueto por Semana Santa.

Indicó que los principales sitios de recreo, ya tienen señalización de advertencia a la población sobre la prohibición de introducirse a nadar por los riesgos que representa el azolve, aunque resulta necesario que las personas tomen conciencia de este riesgo.

Refirió que la mayoría de los bordos y presas de la entidad tienen un buen nivel de almacenamiento, lo que por sí solo implica un riesgo, pero además se debe considerar que las lluvias arrastran un volumen considerable de tierra y troncos que no están a la vista del nadador.

“El año pasado fue lluvioso y tenemos muchos más vasos con buen nivel, pues se tiene conocimiento mediante tomas satelitales que pueden encontrarse más de 7,000 cuerpos de agua en la entidad, por lo que se vuelve mucho más complicado tener vigilancia en cada uno de estos sitios”.

Enfatizó que los trabajos de vigilancia son apoyados con personal de las corporaciones policíacas, pero la principal responsabilidad radica en los propios visitantes, ante la advertencia del potencial riesgo, sumado a los ahogamientos que se han reportado años atrás por esta causa.