El momento de ser reconocida como hija de Dios llegó para la pequeñita María Fernanda Montiel Rodríguez quien, en brazos de sus padres, Alejandro Montiel y Cecy Rodríguez, llegó al templo de Nuestra Señora del Rosario (La Merced),  para ser bautizada dentro de la fe de la Iglesia.
Sus padrinos, Dora y Raúl Cervantes, acercaron a la pila bautismal a la niña con el firme propósito de que le fuera borrado el pecado original de su alma y que además recibiera los dones del Espíritu Santo.
Tanto papás y padrinos, así como todos los presentes, elevaron sus plegarias al Creador y, a nombre de la niña María Fernanda, renunciaron a los pecados del mundo terrenal y solicitaron así bendiciones para la recién bautizada.
Un jardín particular que la familia Montiel Rodríguez eligió para celebrar el bautizo de su hija María Fernanda, fue el punto de encuentro para que sus más cercanos familiares compartieran con ellos este importante acontecimiento y disfrutaran algunas horas de sana convivencia.