Un miembro más es recibido en la comunidad católica al recibir el primero de los sacramentos.
Se trata del pequeño Ian Fernando López Soberanes quien, en compañía de sus papás, Luis Fernando López Pérez y Viridiana Soberanes Lozano, así como de sus padrinos, Gustavo Soberanes y Bertha Lozano, recibió de manos del representante de Cristo las aguas con que se conmemora la presencia de Jesús en el río Jordán.
De igual manera, el bebé fue ungido con el óleo de los catecúmenos y santo crisma, en señal de pertenencia de Dios, convirtiéndolo en su hijo.
El pastor de la Iglesia Católica convocó a los presentes a orar por el niño que fue bautizado con la gracia de Jesús y los invitó a profesar su fe a nombre del pequeño, con el que renuncian al mal y aceptan en su corazón al Salvador.
Para sus papás y padrinos también les fue enviada la bendición del padre celestial, puesto que serán los encargados de guiar por el sendero de la fe a Ian Fernando.
Con una convivencia familiar, el bautizo del niño fue celebrado en un lugar particular que albergó a familiares y amigos más cercanos a la familia, para agasajar al festejado con vastas muestras de cariño.