El pequeño Alan Itzael Torres Arteaga recibió el primero de los sacramentos en el templo de Nuestra Señora del Rosario.
En brazos de sus papás, Roberto Itzael Torres Hernández y Alicia Arteaga Villanueva, y acompañado por sus padrinos, Jesús Saucedo Ezquivel y Carolina Arteaga Villanueva, el chiquitín recibió las aguas del Jordán con que se limpia su alma del pecado original.

Compartir
Artículo anteriorSon esposos
Artículo siguienteUnen fiesta y tradición