El pequeñito Gerardo Damián Torres Palomino, se ha convertido en hijo legítimo de Dios mediante el sagrado sacramento del bautismo, que recibió en el templo de Nuestra Señora del Rosario (La Merced).
En brazos de sus padres, Alejandro Torres Negrete y Alejandra Palomino, el bebé fue ungido con los aceites consagrados durante el rito que ofreció el ministro de la Iglesia, con los que marcó al pequeño con la señal de la cruz en su frente y en su pecho, siendo así abrazado por la gracia del Padre Divino.
Después del rito, fue llevado a la pila por sus padrinos, José Gerardo Palomino Gómez y Griselda Patricia Estrada Gómez, para ser vertida en su cabeza las aguas del Río Jordán, en nombre de la Santísima Trinidad.
Asimismo, se otorgó la bendición para papás y padrinos, comprometiéndolos en el cuidado del bautizado, guiándolo por la fe cristiana.
Este sobresaliente acontecimiento, fue festejado por sus familiares y amigos en un bello jardín, donde convivieron sanamente durante una tarde por demás agradable, ofreciendo numerosas muestras de cariño para el pequeñito Gerardo Damián.