Es hijo de Dios

Para recibir la santa eucaristía por vez primera, José María Garrido Charott se presentó con júbilo en la casa de Dios.
Acompañado por sus papás y padrinos, el jovencito elevó al cielo oraciones de agradecimiento por la oportunidad de acoger en su alma a Jesús sacramentado.