PEBBLE BEACH, California, EU.- El futuro del diseño en Cadillac se puede ver en Pebble Beach este fin de semana. A través de un modelo conceptual llamado Escala Concept, la marca de lujo de General Motors muestra lo que asegura serán las tendencias del diseño en la marca para los próximos cinco años.
Éste es el tercer conceptual que la marca presenta en Pebble Beach; en el 2011 presentó el Ciel convertible, en el 2013 un coupé llamado Elmiraj y ahora el Escala. Sin embargo, éste pareciera ser un modelo más relevante para la marca en el muy corto plazo.
El Escala es un auto de tamaño completo; más grande que el recientemente lanzado CT6. Estéticamente luce como ningún otro Cadillac; incluso pudiéramos considerarlo con alguna inspiración asiática más que de Detroit. Hay un par de elementos de la marca, elementos como una parrilla grande con la forma del escudo de la marca y líneas verticales para las luces traseras. El resto es nuevo y muy afortunado.
En las proporciones del frente se ve cómo Cadillac está trabajando con nuevos parámetros de diseño para los faros frontales; ahora, el uso de LED amplía las posibilidades y reduce el requerimiento de espacio. Las líneas pueden ser más expresivas tanto para los faros principales como para los secundarios.
En la parte trasera se ve también parte de esta flexibilidad y ahora las luces, que mantienen la tendencia vertical, tienen un elemento horizontal y otro que se expande hacia el costado, un poco al estilo de Jaguar.
La línea del techo es rápida; casi haciéndolo hatch, pero logrando una apariencia más deportiva de la que Cadillac nos tenía acostumbrados.
En el interior se aprecian pantallas de OLED, una tecnología que da más flexibilidad en el uso de este tipo de interfases y pueden ser configuradas dependiendo de las preferencias del conductor o la situación del vehículo. Los materiales que se utilizan provienen de diferentes fuentes y se mezclan materiales cálidos como la piel y madera con materiales metálicos.
En cuanto al tren motriz, se liberó poca información al respecto; sólo que se trata de un V8 de 4.2 litros de desplazamiento con doble turbocargador. Considerando la potencia que este tipo de motores tienen hoy en día, el Escala no sólo es un sedán atractivo, también uno muy rápido.
Globalmente se trata de un buen ejercicio para la marca y, aunque según se ha dicho no hay planes para producción de este modelo, si su diseño puede verse a “escala” en los vehículos de producción de la gama será un paso en la dirección correcta para Cadillac.