La depresión es el principal problema en cuanto a trastornos de ánimo entre los adultos mayores, pues supera al de la ansiedad, consideró la presidenta de la Asociación de Gerontología y Geriatría de Aguascalientes, Carolina Bernal López. Señaló que esta enfermedad afecta a entre un 10 y 15% de los adultos mayores.

Destacó que la depresión puede presentarse desde la etapa de la juventud y al llegar a la tercera edad se va a continuar con esa tendencia. Sin embargo, dijo que puede haber pacientes que toda su vida han estado bien y cuando llegan a viejos sufren de algún trastorno depresivo que puede manifestarse en síntomas mayores y menores.

La presidenta de la Asociación de Gerontología y Geriatría de Aguascalientes explicó que los síntomas mayores consisten en sentimientos de tristeza la mayor parte del día o casi todos los días. Al igual que la anhedonia, que es la incapacidad para sentir placer o gusto por las cosas que antes les generaban satisfacción.

En tanto que los síntomas menores, dijo que pueden ser la disminución o aumento del apetito, la disminución o aumento del sueño, la reducción en la actividad física, el enlentecimiento psicomotor -es decir, que se vuelven más lentos para todo-, la sensación o sentimiento de inutilidad, los sentimientos de culpa así como las ideas de muerte, donde esto último puede desencadenar en un potencial riesgo de suicidio.

Bernal López comentó que el origen de la depresión comienza a partir de una deficiencia de la serotonina, un neurotransmisor que es muy importante en los circuitos cerebrales para poder funcionar bien las neuronas; ésta puede generar sentimientos de alegría, y al disminuir esta sustancia en el cerebro, se empiezan a tener las manifestaciones propias de la depresión. Indicó que hay varios factores que favorecen también la depresión en el adulto mayor y uno de ellos es la pérdida de todo.

“Los adultos mayores pierden su trabajo cuando se jubilan, pierden a la pareja, cuando muere el esposo o la esposa. Pueden tener la pérdida de su funcionalidad, pierden la capacidad de hacer cosas por sí mismos. A veces pierden su autonomía y son otros quienes toman las decisiones por él. Pierden su independencia, porque en vez de vivir solos, están con algún familiar. Entonces ellos se enfrentan a una serie de pérdidas muy fuertes y eso puede favorecer la presentación de un cuadro depresivo a esta edad”.

Bernal López puntualizó que la depresión es muy diferente entre los hombres y mujeres adultos mayores, señalando que en la mujer se manifiestan más los sentimientos de tristeza, en tanto que en el hombre se refleja en una irritabilidad o enojo.

Finalmente, la presidenta de la Asociación de Gerontología y Geriatría de Aguascalientes enfatizó que para combatir la depresión es conveniente que los adultos mayores tengan actividades recreativas, participen en un grupo social de amistades, que realicen actividad física regular, que cuenten con una red familiar de apoyo y desde el punto de vista médico, realizar un tratamiento que implica fármacos antidepresivos que ayuden a regularizar la serotonina en el cerebro.