Lo que Dios acaba de unir, que no lo separe el hombre, fueron las palabras que dijo el sacerdote para oficializar el santo matrimonio entre Óscar Negrete López y Mónica Mendoza González.
El templo de San Antonio de Padua fue el recinto que los recibió acompañados de sus padres Refugio Negrete e Imelda López de Negrete, al igual que Juan Manuel Mendoza y Silvia Alicia González.
“Se han unido en matrimonio, para dar testimonio de vida”, fue el principal y más importante consejo que brindó el representante de Cristo en la tierra para la nueva pareja de esposos.
Ambos, agradecieron de rodillas la bendición de Dios, mientras les fue colocado el lazo, como símbolo de alianza indisoluble, atestiguando este importante momento, José Manuel Cerón y Raquel Martínez de Cerón, como padrinos de boda.
Después de la celebración religiosa, familiares y amigos se congregaron en la recepción preparada en honor a los recién casados, por quienes brindaron y alzaron sus copas por su eterna felicidad.