El día más anhelado en la vida de Alba Andrea Tristán Gallegos e Igor Leal Neri, finalmente llegó y los jóvenes consagraron su inmenso amor a Dios, siendo favorecidos con la dicha de convertirse en marido y mujer para toda la eternidad.
La majestuosa Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, enmarcó este inolvidable momento para los novios y sus familias, que con agrado acudieron al llamado a formar parte de este importante acontecimiento.
La señora María de la Paz Neri Giacinti permaneció al lado de su hijo, al que llevó hacia el altar del recinto, otorgándole su bendición como muestra de cariño hacia él.
Uno de los momentos más esperados fue el arribo de la hermosa novia, luciendo un bello ajuar y un ramo de frescas rosas que combinaron a la perfección con su belleza y su sobresaliente felicidad reflejada en sus ojos, llegando al encuentro de su prometido acompañada por sus padres, René Tristán Ávila y Silvia Imelda Gallegos Ríos.
El padre Carlos Alberto Alvarado Quezada fue el encargado de llevar a cabo el sacramento.
Su alianza indisoluble fue bendecida y celebrada en el salón Crival, lugar al que asistieron sus allegados, para manifestarles su beneplácito por esta maravillosa ocasión.