El momento más importante en las vidas de Juan Antonio Patrón Marañón y María de Lourdes Robles Reynoso finalmente llegó en la Parroquia del Señor del Encino.
Al ritmo de la marcha nupcial, el novio caminó por la alfombra de la iglesia del brazo de su mamá, Martha Marañón Silva, hacia el altar, donde esperaba a la hermosa novia, quien apareció radiante al portar un hermoso vestido blanco y un delicado ramo de flores.
Acompañada por María Teresa Reynoso y José Trinidad Robles Reynoso, mamá y hermano respectivamente, María de Lourdes se detuvo ante el altar, donde entrelazó sus manos con el amor de su vida para jurarle a Dios permanecer en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad y respetarse todos los días de su vida.
Sus votos sagrados fueron bendecidos por el clérigo, quien de igual manera los conminó a fortalecer durante su matrimonio el cariño que los ha unido, cimentando su hogar en la fe en Cristo.
Para la celebración de la boda entre Juan Antonio y María de Lourdes, se preparó de manera majestuosa el salón Vitrales del Hotel Antigua Hacienda de la Noria, donde los nuevos esposos compartieron con sus invitados una inolvidable velada.

Compartir
Artículo anteriorSanta unión
Artículo siguienteMuestra de bravura