Es de corazón bueno

CDMX.- Mientras la gente cree que las modelos se matan de hambre y se la pasan en gimnasios para lucir bellas, Petra Nemcová prefiere ir en contra de la norma, con todo y que su ritmo de vida es muy acelerado.
“Es difícil mantener esta figura, porque luego no tienes tiempo para muchas cosas, incluso para dormir. Por ejemplo, al estar preparando este evento, llevo casi una semana sin hacer ejercicio.
“Sin embargo, para mí no es importante estar delgada, sino estar saludable. Es decir: comer y beber adecuadamente. Mi cuerpo es un templo y le doy las mejores cosas para mantenerlo”, aseguró en entrevista.
El jueves, en un hotel de Paseo de la Reforma, la modelo checa ofreció una gala de su fundación, Happy Hearts, con el objetivo de recaudar fondos.
“Nos encargamos de reconstruir escuelas impactadas por catástrofes naturales y hemos reconstruido nueve, en Veracruz, Tabasco y Chalco, y una más será abierta en septiembre. Así que estaré de vuelta próximamente”, adelantó.
La joven europea, de 37 años, sufrió en carne propia el infierno de un desastre natural, pues sobrevivió al tsunami que azotó a Tailandia en 2004.
Al hablar de México, Nemcová dijo que tiene un gran respeto y admiración por la cultura local, pues aquí ha creado grandes memorias, además que reconoce la belleza de las mujeres locales. (Manuel Tejeda/Agencia Reforma)