CIUDAD DE MÉXICO.- Los ojos de Chiquis Rivera se humedecen cuando habla de su hermano y cómo ha sido cuidarlo desde que asumió su custodia, tras la muerte de su madre Jenni Rivera, en 2012.
El compromiso con su consanguíneo debe combinarlo con su carrera como cantante, ahora que alista su segundo disco, aún sin nombre, y su faceta de empresaria con la línea de cuidados de piel Diamond Skin Care y Be Flawless.
“Johnny tiene 15 años, es mi bebé. Desde chiquita lo he cuidado y me encanta. Es difícil, pero desde chiquita lo he hecho y creo que muy bien, siempre me gustó ayudarle a mi mamá con mis hermanos.
“Ahora que estoy con mi carrera de cantante tengo que dejarlo, porque él debe ir a la escuela. Para mí es muy importante que siga con sus estudios”, compartió la cantante en entrevista.
La intérprete también tenía la custodia de Jenicka, pero ella se mudó a la Universidad cuando cumplió 18 años, lo que espera que suceda con Johnny.
Mientras tanto, Chiquis espera dejar la casa en la que vivió con su madre, en Encino, California, para comprar una que sea más acogedora.
“Sólo somos Johnny y yo, y la casa es demasiado grande para nada más estar los dos”, contó sobre la propiedad valuada en 4.2 millones de dólares. (Enrique Navarro/Agencia Reforma)