Como hija de Dios fue reconocida la pequeñita Julia del Bosque Esparza, cuya ceremonia bautismal se efectuó de una manera emotiva en la Capilla de San Peregrino Laziosi.
Para recibir el primero de los sacramentos, Julia fue acompañada por sus papás, Carlos Armando del Bosque Olivares y Carolina Esparza Ávila, así como por su padrino, Francisco del Bosque.
Durante el ritual sagrado presidido por el siervo de la Iglesia, la bebita fue ungida con el Santo Crisma, mientras que sus papás, padrino y demás familiares que la acompañaron, escucharon el mensaje de Cristo, invitándolos a forjar el camino de fe que recorrerá Julia.
Finalmente, las aguas bautismales fueron vertidas sobre la niña en nombre de la Santísima Trinidad, con la cual fue consagrada al Creador, cuyo acontecimiento fue festejado por sus seres queridos.