El pan contribuye a reducir el colesterol malo y no engorda si se racionaliza su uso combinado con otros alimentos, destacó la nutrióloga certificada del Colegio Mexicano de Nutriológos, Mónica de Lira. En tal sentido, comentó que el pan no debe ser satanizado como un alimento que engorda, al destacar que consumido de manera racional aporta nutrientes importantes como hidratos de carbono, presentes en la harina de trigo y azúcar.
Además, Mónica de Lira estableció que el consumo regular de pan contribuye a reducir el colesterol malo, lo cual se traduce en parámetros clínicos más saludables a nivel cardiovascular. Sin embargo, enfatizó que el abuso puede provocar exceso de grasa y proteínas que se van a acumular en el tejido adiposo. “El pan aporta calorías y carbohidratos que tienen la función de aportar energía al cuerpo”.
La nutrióloga certificada señaló que el consumo de pan así como de la tortilla forman parte de la cultura alimentaria de los mexicanos, por lo que recomendó que para evitar que sean motivo de un aumento en el peso, éstos deben combinarse con otros alimentos.
“Se puede combinar un pan salado como bolillo al hacer una torta, agregándole verduras, jamón, queso, carne magra o pechuga de pollo. Ahí mezclas carbohidratos con verduras y con la proteína”. Mónica de Lira señaló que es incorrecto consumir un bolillo con mucha crema, mayonesa y frito con mantequilla, ya que ello genera un desequilibrio alimenticio y por ende mucha grasa.
De igual manera, invitó a limitar aquellos panes que tienen mucho dulce como mermelada o chocolate, de manera que su consumo no sea muy frecuente.
Finalmente, Mónica de Lira recomendó preferentemente el consumo de pan integral en lugar de aquellos a base de harinas refinadas, además de tener precaución con aquellas personas que tienen hipersensibilidad al gluten, que es una proteína que contiene el trigo, ya que puede provocar colitis o inflación.