Tras la muerte de su señor padre, dejamos de ver a Érika Ivonne Guzmán Rodríguez y no porque no se quisiera tener comunicación con ella y su señora madre, simplemente les dimos su espacio, para que pasara un poco su dolor.
Se asistió a su funeral, mas no a la misa en su novenario que fue en la Catedral Basílica en día domingo por la tarde, recordamos que se juntaron eventos deportivos como beisbol y voleibol y fue imposible estar con ellas.
Ayer, durante el evento atlético que se organizó en apoyo a Edson René Villalpando por su próxima intervención quirúrgica, nos volvimos a encontrar con Érika y su mamá y, a decir verdad, fue una sensación agradable, bonita y sentida.
Las volvimos a ver en lo que siempre les ha gustado… el deporte, algo que les inculcó el jefe de la casa y que seguramente lo seguirían haciendo mientras Dios les dé licencia, el deporte es la mejor medicina para todo.
Y si, es la mejor medicina para todo aunque ya cuando se recibe el llamado del Creador no queda otra más que resignarse, pero mientras que no pase ello, hay que continuar realizando la activación física.
A Érika y a su mamá, hubo abrazos de pésame por el lamentable fallecimiento de su señor padre y de la pareja de muchos años, muestras sentidas que seguramente Ivonne y su mamá las recibieron con agrado y les ayudará a seguir adelante.
La vida tiene que continuar, “Deportes al Máximo” de EL HERALDO DE AGUASCALIENTES, exhorta a Érika a su mamá a que sigan luchando y que continúen ofreciendo espacios de activación física a chicos y grandes.