David Loji
Agencia Reforma

El sábado pasado, tras una espera de 15 meses se entregó el primer Ferrari F60 America en Palm Beach, Florida. El auto de edición limitada llegó a manos de su propietario en la más reciente edición de la convención Cavallino Classic.
La corrida de producción fue rápidamente vendida tras su puesta en oferta en el mes de octubre de 2014, y tras este período de espera peculiarmente largo, los autos ya están llegando a las manos de sus anticipados compradores.
El F60 America tiene un precio de aproximadamente 2.5 millones de dólares y  toma como base al F12 Berlinetta, pero transformado en un convertible.
Tiene dos aros antivolcadura terminados en piel y extensiones en fibra de carbón que se extienden hasta el final del auto. Además se le realizan modificaciones a su frente, salpicaderas delanteras, puertas y parte trasera.
El exterior es un homenaje al equipo de carreras de los Estados Unidos, con las franjas y color de pintura apropiados. El interior es especial, pues el asiento del conductor es rojo, mientras que el del pasajero es negro, lo cual es un tributo a los asientos de competencia de Ferrari.
El motor es V12 de 6.3 litros con 731 hp y 509 libras-pie de torque, con transmisión doble embrague de 7 velocidades; acelera de 0 a 100 km/h en 3.1 segundos.
La producción del F60 America se limita a tan sólo 10 unidades, para conmemorar los 60 años de la llegada de Ferrari a Norteamérica. El número de autos de los que consta nueva edición limitada obedece al hecho de que se inspira en el 275 GTS4 NART Spider de 1967. Ese deportivo de los años 60 fue producido exclusivamente para los Estados Unidos y sólo hubo 10 ejemplares.