Mauro de la Fuente
Agencia Reforma

SAN ANTONIO, Texas, EU 23-Sep .- Las investigaciones por lavado de dinero en Estados Unidos contra el priista Humberto Moreira, ex Gobernador de Coahuila y ex presidente nacional del PRI, llevaron a que su suegra cediera a las autoridades una casa en San Antonio, Texas, valuada en unos 600 mil dólares, equivalentes a unos 12 millones de pesos.
Documentos de la Corte de Distrito del Oeste de Texas dados a conocer ayer, pero con fecha del 13 de septiembre, revelaron que Herminia Martínez de la Fuente, suegra del ex Mandatario, acordó entregar al Gobierno de Estados Unidos una propiedad en el Condado de Bexar, presuntamente comprada con recursos del erario de Coahuila.
El acuerdo, cuyos términos no se difundieron a solicitud de las autoridades, se estableció después de que fiscales federales presentaron el año pasado una demanda civil contra Martínez.
La propiedad entregada, que se espera sea subastada este año, es una residencia ubicada en el 19211 de la calle Grey Bluff, en el sector Greystone Country Estates, una zona exclusiva al norte de San Antonio.
De acuerdo con información del caso, la propiedad es de mil 188 metros cuadrados y tiene una piscina y una bañera de hidromasaje.
Aunque al menos seis personas allegadas a Moreira y su gestión en Coahuila han sido acusadas en cortes federales Texas desde el 2012, y algunas han cedido valiosas propiedades o cuentas bancarias, ésta es la primera vez que un familiar del político acude ante las autoridades estadounidenses.
La demanda en contra de la suegra de Moreira es parte de una investigación que las autoridades federales y del condado de Bexar han realizado durante un año en contra del ex Mandatario y funcionarios de su Gobierno, que han sido acusados de lavar millones de dólares robados al erario de Coahuila.
En uno de los documentos hechos públicos ayer se establece que la casa fue comprada en el 2009 como parte de un esquema de lavado de dinero.
Moreira fue Gobernador de Coahuila de diciembre del 2005 a enero del 2011, cuando dejó el cargo para asumir la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.
Entre sus allegados que han sido acusados en cortes federales en Texas destaca su sucesor, Jorge Torres López, así como el ex director del Servicio de Administración Tributaria de Coahuila (SATEC), Héctor Javier Villarreal Hernández, y el empresario radiofónico, Rolando González Treviño.