Cirze Tinajero Agencia Reforma

RIVIERA MAYA, QR.- La belleza de sus playas provoca que los viajeros elijan algún resort de este edén mexicano.
Sin embargo, si las ganas por explorar la Riviera Maya se sobreponen al placer de beber un coctel y tomar el sol, hay que aventurarse a montar a caballo en medio de la selva y nadar en las cristalinas aguas de un cenote.
Un buen lugar para disfrutar de dichas actividades es Rancho Bonanza, el cual forma parte del hotel El Dorado Royale, Spa Resort by Karisma, ubicado en el kilómetro 45 de la carretera Cancún-Tulum.
Es importante saber que no se necesita ser huésped del resort para disfrutar del entretenimiento que ofrece el rancho.
Apenas ponemos un pie en Bonanza, el personal explica que el recorrido es ideal tanto para expertos jinetes como para quienes nunca han montado ni un potrillo. Como requisito sólo se pide que los menores tengan como mínimo 6 años y los adultos no pesen más de 110 kilos.
Antes de adentrarnos en la selva debemos hallar al que será nuestro fiel compañero. De acuerdo con el nivel de experiencia se asigna al caballo. El más dócil de ellos es “Jackie Chan”.
“El único problema con ‘Jackie’ es que al terminar no vas a querer dejarlo”, dice Sergio Hidalgo, uno de los tres instructores.
Otro de los guías nos ayuda a montar y da instrucciones sobre cómo jalar la rienda. La cabalgata se realiza en una sola fila.
El estrecho camino está flanqueado por árboles cubiertos por musgo. Don Sergio comenta que estamos rodeados por varios árboles como la ceiba, el chechén, el chacá y el del chicle.
Huele a tierra mojada. Sólo se escucha el chocar de las herraduras con las piedras.
Por momentos olvidamos que a unos metros está la playa, y que este trozo de selva se encuentra justo entre el Mar Caribe y la carretera -tan llena de resorts- que va hacia Cancún.
Conforme recorremos el sendero hallamos varios secretos, entre ellos un cenote de agua cristalina. Un clavado resulta ideal para sumergirse en esta maravilla de diversas tonalidades de verde. Obligado es flotar y disfrutar del escenario circundante.
Aquí, en medio de la naturaleza y al cobijo del agua templada, no queda más que aceptar que -más allá de sus playas- la Riviera Maya tiene varias gemas.

GUÍA PRÁCTICA
Cómo llegar
Desde la Ciudad de México, Interjet, Aeroméxico y Volaris vuelan al Aeropuerto Internacional de Cancún. Rancho Bonanza se encuentra a 35 minutos de la terminal aérea.
Dónde dormir
Dorado Royale, Spa Resort by Karisma. Costo por noche en ocupación doble es de aproximadamente 10 mil pesos.
Toma nota
El precio del recorrido es de mil 570 pesos por persona. No se requiere ser huésped del hotel para poder realizar la cabalgata.

Compartir
Artículo anteriorDominan crossovers
Artículo siguienteRetro love