Diana Baptista y Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 10-Jul.- Los homicidios con arma de fuego en el País crecieron 400 por ciento en los últimos 14 años, al pasar de 2 mil 616 en 2002 a 12 mil 604 en 2016, según cifras oficiales.
Esta cifras repuntaron a partir de 2006, cuando el Gobierno federal emprendió una lucha contra los cárteles de la droga y alcanzó su punto más alto en 2011 con 13 mil 024 ejecuciones con arma de fuego.
En paralelo, cada año ingresan a territorio nacional alrededor de 253 mil armas de manera ilegal, revela un estudio de la Universidad de San Diego sobre tráfico ilícito de armas.
De acuerdo con esta investigación, las autoridades de Estados Unidos y México sólo logran confiscar 14 por ciento de las armas que cruzan ilegalmente por la frontera.
Muchas de éstas son fusiles de asalto y pistolas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas que van a dar a grupos del crimen organizado en México.
Los especialistas consideran que el número de armas en el País son un factor fundamental para el aumento de la violencia.
El subsecretario de Enlace Legislativo y Acuerdos Políticos de la Segob, Felipe Solís, consideró que hay condiciones para que el Congreso avance en la iniciativa que propone prisión preventiva oficiosa a la posesión y acopio de armas.
“Veo condiciones para un acuerdo. Incluso, la propia iniciativa es una iniciativa que no es del Ejecutivo federal, es una iniciativa que surgió de los propios grupos parlamentarios y creo que eso hace que haya mejores condiciones para que se pueda concretar”, planteó.