Alberto Bortoni
Agencia Reforma

El año pasado Uber lanzó en algunas partes de Estados Unidos un programa piloto llamado Xchange Leasing. Se trató de una opción de arrendamiento para los conductores de Uber que no tuvieran acceso a un auto.
La compañía ha estado trabajando para facilitar el acceso a automóviles a quien quiera trabajar como conductor para la firma. Incluso, parte de su campaña está dirigida a personas con mal historial crediticio.
El Xchange Leasing es un tanto diferente. Quien contrate esta opción de arrendamiento debe de firmar un contrato por al menos 30 días, pero pueden cancelarlo con costos limitado (lejos de las penalizaciones altas de un arrendamiento tradicional), después de los 30 días y avisando con sólo dos semanas de antelación.
Para conveniencia de los usuarios, el programa incluye también kilometraje ilimitado, uno de los puntos importantes si se quiere poner a dar vueltas a la ciudad todo el tiempo a un auto arrendado, que normalmente tienen un kilometraje limitado por año. Lo mismo en cuanto al mantenimiento, pues se incluye también la opción del mantenimiento de rutina incluido en el arrendamiento.
El programa no sólo ofrece vehículos de forma más sencilla que un arrendamiento tradicional, sino que también lo hace consiguiendo un precio más accesible para los autos. Uber consiguió alianzas con Toyota, GM, Ford, Hyundai, Nissan, VW y Chrysler con precios preferenciales.
El proceso para el usuario es relativamente sencillo, pues una vez en operación Uber toma la parte correspondiente al arrendamiento del cobro que hace a los usuarios del servicio, adicional a las cuotas normales de la compañía.
Evidentemente el arrendamiento mantiene a los usuarios con un compromiso para usar el auto y generar un ingreso.
Sin embargo, el costo del arrendamiento también puede ser pagado sin haber trabajado con el sistema de Uber, sino vía un pago convencional. Y, para quien busque alguna opción aún más accesible, el arrendamiento también está disponible para vehículos usados.
Según se ha reportado, para finales del 2016 Uber espera haber colocado ya cerca de 100 mil automóviles; no sólo a través de Xchange Leasing, sino de sus diferentes programas para proveer de autos a sus conductores.