Salvador Rodríguez López

Por más esfuerzos que hacen para demostrar que todo es miel sobre hojuelas, en el PRI y el PAN hay una lucha frenética por hacerse de las candidaturas a las alcaldías y diputaciones, demandando unos que se tome en cuenta su trayectoria y participación continua en actividades de partido y otros, que se dé paso a nuevos cuadros, y por si faltara algo las mujeres no quitan el dedo del renglón que se cumpla rotundamente con la equidad de género, en tanto los jóvenes reclaman el 30% de las posiciones totales.

Además, como es casi un hecho que irán coligados tienen que conocer de antemano las pretensiones de sus compañeros de aventura, evitando con ello que de última hora sus militantes queden fuera de las propuestas.

Los dirigentes tiene que consumir litros de té de tila para resistir las acometidas de los interesados en registrarse, de sus padrinos y de otro tipo de presiones que en estos días es común observar, con el ir y venir en las oficinas de los partidos y los teléfonos fijos y móviles que no dejan de repiquetear, lo que obliga a que recurran en cada caso a una respuesta que no lastime sensibilidades y al mismo tiempo ofrezca confianza a quienes pretenden ser parte estelar el 5 de junio.

En el Revolucionario Institucional han tratado de reducir la tensión con el curso de conocimientos sobre estatutos y conocimientos generales que obliga a todos los que intentan una candidatura, para así dejar fuera los que no acrediten la preparación necesaria, que es apenas un primer paso porque en el caso de los que van por la diputación deben inscribirse sólo por un distrito y disputar a los demás este derecho, dejando todo a una sola posibilidad.

Un tercer elemento que deben enfrentar es que, una vez que lograron quedar como precandidatos únicos, deben esperar a los acuerdos que tenga la directiva con los partidos que van ligados y que quieran tal o cual distrito o presidencia municipal, por lo que quienes estaban enfilados ven esfumados sus sueños.

Mientras que priístas y panistas pueden aceptar su ubicación en los listados internos, los partidos que van en alianza tienen mayores ventajas puesto que no van a esperar a ver qué les quieren dar sino que exigirán posiciones concretas, a lo que difícilmente se pueden negar, así tengan que lastimar a la militancia, porque de hacerlo podría romperse la alianza.

Hasta el momento no hay nada formal, pero el PRD insiste que irán con el PAN, mientras que el PRI “cocina” una coalición en que estarían el PVEM, Nueva Alianza y PT y de manera colateral Movimiento Ciudadano, con los que obligadamente debe haber acuerdos.

Una vez superada esa etapa y ya con la seguridad de las candidaturas que van a registrar, antes deben hacer los acomodos para que sea 50% para hombres y 50% para mujeres y en ambos casos una parte a los jóvenes, que podría cumplirse si varones y damas encuadran entre los jóvenes.

Podría caerse en el error de saltarse a la torera la ley y los estatutos para favorecer a uno de los sexos, pero no debe olvidarse que en Tabasco obligaron el año pasado a uno de los partidos de “izquierda” a sacar de su curul a un diputado federal para colocar a una mujer, que denunció ante el Tribunal Electoral Federal que se afectaron sus derechos político-electorales al no respetarse la paridad de género, por lo que es preferible hacer las cosas bien desde un principio.

Lo detallado es lo que refiere a lo tradicional, a una situación que es normal en todos los partidos, sea que vayan solos o en alianza, pero faltan los candidatos “externos”, que sin ser militantes llegan de la calle a buscar el cobijo de las siglas para competir y lograr que se abran las puertas para participar como candidatos, algo que ya ocurrió en el Partido Acción Nacional al aceptar al empresario Felipe González a la gubernatura y posteriormente a otros miembros de cámaras empresariales que han llegado a la diputación local y federal.

Momentos cruciales son los que se viven en cada campamento, porque de las decisiones que adopten podría depender el resultado que tengan, consecuentemente deben fijarse muy bien lo que ofrecerán y que resulte atractivo para los ciudadanos, que a final de cuentas son los que van a escoger la mercancía.

REGLA DE ORO

En política y en la administración pública siempre hay que tener presente que para vencer hay que convencer, es una norma no escrita pero cómo ayuda para salir adelante y que en ocasiones cambia derroteros aparentemente insalvables.

Esto viene a comentario por el enésimo reproche que hizo el presidente municipal Juan Antonio Martín del Campo a la mayoría de los regidores, que se negaron a aceptar el programa que proponía para el Mercado Reforma (o de la Purísima).

En el bloque opositor hay ediles de prácticamente todos los partidos, incluidos varios de Acción Nacional, que mantienen en jaque al Alcalde.

Habrá quien diga que lo hicieron para evitar que fuera candidato a la gubernatura, pero es un problema presente desde que comenzó la administración, cuando ni siquiera estaba en el radar de Martín del Campo esa hipótesis, como tampoco lo estaba en ellos querer ser diputados, lo que surgió en los últimos meses.

Por consiguiente, independientemente del grupo político al que pertenecen los regidores panistas, se percibe falta de comunicación o un atrincheramiento de posiciones, lo que debió haberse solucionado desde 2014 con el apoyo de las dependencias que tienen que ver directamente con el Cabildo.

Los tiempos en que el cuerpo edilicio aceptaba incondicionalmente las disposiciones del alcalde se ubicarían en la sexta década del siglo pasado, porque desde los años 70 hubo regidores antagonistas que a final de cuentas aceptaban lo que pretendía el titular de la Comuna, gracias a que se encontraron puntos de coincidencia, algo que ha faltado ahora y que si bien, no ha llegado al extremo de paralizar las actividades del máximo órgano municipal, trasluce que está roto el intercambio del ideas.

18 VAN POR LA MARIHUANA

La opinión de los neurólogos pasa a segundo término – o ni siquiera se toman en cuenta – cuando se trata de fumar un cigarrillo de marihuana, que según la Real Academia Española (RAE) “produce efectos eufóricos o narcóticos” y los especialistas un daño que genera un desequilibrio psíquico e incluso puede llevar a la muerte, más cuando se combina con alcohol o cualquier otra sustancia. Pues que digan misa quienes se oponen a esta adicción, porque 18 aguascalentenses presentaron solicitud para el uso de cannabis. De acuerdo a lo que informó la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), encargada de extender los permisos, tras del amparo que obtuvieron cuatro individuos para el uso recreativo del alcaloide y en acatamiento a lo dispuesto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se han recibido 183 solicitudes, entre ellas 18 de Aguascalientes, siendo el segundo estado que tiene mayor número de peticiones, sólo superado por el Distrito Federal con 75. Después están Sonora y Chihuahua con 16 cada una y Tamaulipas con 14. De esos 18 habrá que esperar cuántos cumplen con lo que dispone la ley y cómo se organizan para las fumatas a la mexicana.