Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 6-Jul .- La barrera del idioma no fue impedimento para los coreanos de Super Junior, quienes entregaron a sus fans mexicanos un concierto salpicado de palabras de cariño pronunciadas en español.
Los 9 mil 500 asistentes que, según organizadores, se presentaron la noche del martes en la Arena Ciudad de México, hicieron rugir el recinto cuando los ídolos asiáticos se dejaron ver.
Leeteuk, Kyuhyun, Heechul, Yesung y Ryewook enloquecieron a las “elf” (“Ever Lasting Friends”, como llaman a sus fans) al recorrer la pista del coso, resguardado por vallas de seguridad.
Los chicos subieron al escenario y hechizaron a su audiencia con la canción “Magic”, a las 19:00 horas. Después de un par de piezas, los integrantes del grupo se presentaron uno por uno y hablaron con su público.
“Es mi primera vez en México, quería venir desde hace mucho tiempo, ¡vamos a divertirnos mucho!”, expresó Yesung, visiblemente emocionado.
“¿Nos extrañaban? ¡Yo los extrañaba un montón!”, agregó Kyuhyun.
Después de “Bonamana”, canción con influencias de rock, las “elf” aplaudieron con más entusiasmo y los coreanos realizaron una vistosa coreografía acompañados por cinco bailarines.
Su “Super Camp” (nombre del show) continuó con una sección de juegos guiada por un animador en escena, mientras que una intérprete simultánea traducía los discursos de los cantantes.
Vestidos con ropa casual, los jóvenes se dejaron guiar por el host, quien sacó un dado que hacía que los demás avanzaran posiciones en un tablero, cuyas casillas indicaban algún reto.
El primero en sorprender fue Ryewook, cuyo desafío consistió en cantar una canción pop de su elección. El chico optó por un fragmento de “Someone Like You”, de Adele, mismo que fue ovacionado.
Otro de los retos enfrentó a los chicos con botanas mexicanas, pues debían elegir entre comer un mazapán o aventurarse a probar los chapulines.
Y aunque las “elf” los animaban con gritos de “¡sí se puede!”, Heechul y Leeteuk optaron por los mazapanes y fue sólo Ryewook quien se animó a descifrar el sabor de los insectos, que no le desagradaron.
Después de una hora de juegos, la parte musical del “Super Camp” se reanudó.
Las geografías se mezclaron cuando los coreanos salieron ataviados con sombreros, jorongos y banderas de México, para cantar “Ai Se Eu Te Pego”, del brasileño Michel Teló.
En las pantallas del recinto aparecieron otros miembros del grupo, como Donghae y Siwon, quienes no pudieron asistir, pero le desearon lo mejor a sus compañeros.
“Me da mucha pena no abrazar a ustedes, yo quiero que no me olviden”, dijo Kyuhyun en español.
Un mar azul turquesa proveniente de varitas de luz, acompañó las canciones de Super Junior hasta que sonaron las últimas notas de “Devil”, canción con la que finalizó el concierto a las 21:07 horas.