La fecha más esperada para Fernanda Rodríguez Ramírez y Antonio Vega de la Torre llegó y las puertas del templo de Nuestra Señora del Rosario (La Merced) se abrieron para recibir a la pareja.
El novio arribó a caballo ataviado en un traje de charro, mientras que la novia hizo su aparición en una blanca carroza halada por un imponente equino.
Del brazo de sus padres,  Martín Ubaldo Vega García y María Magdalena de la Torre Vargas, Antonio encabezó la marcha nupcial compuesta por un cortejo que incluyó a sus padrinos de velación, José Cruz Bañuelos González y Georgina de la Torre Vargas.
Al final y con la música del mariachi de fondo, Fernanda recorrió el pasillo central del brazo de sus padres, Juan Carlos Rodríguez Díaz y Patricia Ramírez Rosales, dispuesta a unirse en matrimonio con su prometido.
El ministro de la iglesia, bendijo las manos de los nuevos esposos a quienes pidió mirarse a los ojos y pronunciar sus votos sagrados para, después, llevar a cabo el intercambio de argollas.
Luego de esto, la pareja quedó debidamente conformada en una nueva familia católica y ese memorable acontecimiento fue celebrado, primeramente a las afueras del templo donde la tambora dio la bienvenida a los recién casados para, más tarde, continuar con el festejo en Hacienda Vista Hermosa, lugar donde se llevó a cabo el emotivo brindis.

Compartir
Artículo anteriorPrometen fidelidad
Artículo siguienteHermosa bendición