El momento más esperado en la vida de Gabriela Martínez Mota y Alejo Arias González finalmente llegó con la realización de su boda que tuvo lugar en la hermosa Parroquia del Sagrario (Conventito).
El recinto sagrado, fue ocupado por los familiares y amigos cercanos a la pareja, destacando la presencia de sus respectivos padres, Manuel Arias Sustaita y María Elena González, por parte del novio, al igual que Rubén Martínez Aguiñaga y Elvia Mota González, del lado de la novia.
Asimismo, fueron acompañados por sus padrinos de velación, Berenice Martínez Mota y José de Jesús Martínez Hernández, adquiriendo con el nuevo matrimonio un firme compromiso de contribuir en su crecimiento y fortalecimiento espiritual dentro de su hogar.
Luego de la homilía que ofreció el canónigo que presidió su celebración, en la que les recalcó la importancia de mantener una constante comunicación como pareja, les solicitó ponerse de pie para llevar a cabo uno de los momentos esenciales de la misa.
Tomados de las manos, Gabriela y Alejo pronunciaron con convencimiento, sus votos de amor eterno e intercambiaron fielmente sus argollas matrimoniales.
Con estas palabras, fueron consagrados dentro de la alianza indisoluble, convirtiéndose así ante los ojos de Dios, en una nueva familia católica.
En celebración de este gran acontecimiento, fue que se preparó un emotivo festejo en Terraza Magnolias, lugar ideal para compartir con sus seres queridos una inolvidable velada.