A lo largo de 40 años los más sabios de la región han emitido opiniones sobre lo que debe hacerse para que la capital del estado sea capaz de atender el número creciente de vehículos y al mismo tiempo tenga el control, coincidiendo que lo mejor son los circuitos de tránsito, sin embargo los tres que se han creado hoy son insuficientes y peligrosos.

Ante esa realidad ya se escuchan expresiones que sugieren generar otro, con el argumento que “bien planeado y bien cuidado” permitirá desahogar el tránsito por largo tiempo, pero fue lo mismo que se dijo en cada uno de los anteriores.

Los más beneficiados con esas medidas han sido los constructores de viviendas, negocios e industrias, al aprovechar los espacios que hay entre una y otra distancia, por lo que aquello que se planificó para darle fluidez al paso vehicular en poco tiempo se hizo inoperante.

El tercer anillo, que tardó años en quedar concluido, actualmente se utiliza para el paso del transporte pesado, pero la parte que se construyó al nororiente y oriente, sobre lo que fueron las lomas, quedaron los desniveles naturales que obligan a los traileros a imprimir mayor velocidad al ir en descenso para luego llevar a cabo el ascenso sin problemas, maniobra que ha provocado innumerables accidentes, principalmente cuando se les “chorrean” los frenos, como comúnmente declaran los implicados, al chocar con los vehículos que encuentran a su paso.

Se ha pedido que se coloque mayor señalización, boyas o vibradores, para así obligarlos a que reduzcan la velocidad, pero lo pesado de las unidades y de la carga provocaría que en algunos tramos no tengan el impulso necesario en la subida, como de hecho ha ocurrido.

Otra solución planteada es tener un nuevo circuito con lo que llegará el día en que Aguascalientes sea conocida como “la ciudad de los anillos”, que técnicamente son aceptables al convertirlos en referencia para los conductores, que pueden llegar a cualquier punto con sólo circular dentro de alguno de ellos.

Para el ex presidente nacional de la Cámara de Autotransporte de Carga (Canacar), Roberto Díaz Ruiz, el tercer anillo está convertido en un libramiento provisional, lo que permite que las unidades no ingresen a la ciudad, pero al mismo tiempo el uso que tiene provoca el deterioro de dicha vialidad.

En función de lo anterior es necesario concluir el libramiento proyectado al poniente de la ciudad, del que incluso hay avances muy importantes, con lo que se tendría una salida paralela a la carretera Panamericana y dejaría de utilizarse el tercer anillo.

Por lo que refiere al viejo propósito de construir un libramiento ferroviario y que el actual trayecto de los trenes se convierta en una calzada, es difícil que se concrete y menos en las actuales circunstancias económicas del país, no obstante la idea está planteada ante el gobierno federal.

Es innegable la enorme necesidad que hay de acabar con las dificultades que registran algunos trayectos, dentro y fuera de los anillos, por lo que los expertos deben abocarse a encontrar una solución, que debe ser ahora para que el tiempo no obligue a adoptar el “hoy no circula”, que entre paréntesis es un contrasentido, porque al mismo tiempo que se vanagloria el país de ser de los principales armadores de automóviles en el mundo y de ocupar primeros lugares en ventas de unidades, busca que se reduzca el uso del vehículo particular, justamente en una época que las distancias son más grandes y el transporte público está lejos de ser una invitación para dejar el auto en casa.

EFERVESCENCIA POLÍTICA

Media República se encuentra inmersa en la competencia electoral, misma que tendrá como desenlace el 5 de junio, por lo que millones de mexicanos viven días intensos, de un análisis de propuestas y un bombardeo de propaganda en los medios electrónicos.

Los que se encuentran en esta situación son:

En 12 estados se elegirán gobernador: Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

De esos 12, en 10 también habrá elección para diputados locales y alcaldes, sólo en Puebla para gobernador y en Veracruz a gobernador y diputados.

Además en Baja California será de diputados y alcaldes y en la ciudad de México para la Asamblea Constituyente.

Aunque cada estado tiene sus particularidades los une la “guerra sucia”, que en algunas partes ha sido más aguda, como en Veracruz donde dos primos hermanos (de apellido Yunes) libran una guerra sin cuartel por la gubernatura, con revelaciones casi a diario sobre supuestas propiedades en México y el extranjero; en otros lugares está presente el narcotráfico, al grado que el PRI anuló en tres ayuntamientos de Sinaloa el registro de los respectivos candidatos a alcaldes, por presumiblemente estar inmiscuidos en el narcotráfico.

En comparación con lo que se vive en esos lugares, Aguascalientes no tiene grandes problemas, aunque no pasa un día en que Acción Nacional salga con que la candidata al gobierno del estado del PRI, Verde Ecologista, PT y Nueva Alianza, ha incumplido tal o cual cosa sin que hasta la fecha haya prosperado una sola de las ocho denuncias que ha presentado ante las autoridades, lo que se interpreta que su único propósito es generar un juicio erróneo entre la sociedad, sólo que tantas veces ha recurrido a esa celada que los efectos podrían ser contrarios al fin que busca.

Aquí no se trata de meter las manos al fuego por Lorena Martínez ni por otro candidato, sea del partido que fuere, porque todos son lo suficientemente adultos para defenderse por sí mismos, lo que se requiere – y que se ha reiterado en este espacio -, es que utilicen las campañas para hacer propuestas, no lanzar bocanadas de veneno que en nada ayuda a promover la democracia.

Es muy poco el tiempo que falta para la jornada electoral y por lo mismo debe aplicarse en consolidar lo trazado, en demostrar que hay planes concretos a favor de Aguascalientes, eso es lo que quieren escuchar y valorar los ciudadanos, lo otro son enredos barriobajeros.

EN LA MIRA

Convencido que es la única forma de terminar con la corrupción, un empresario dijo que los servidores públicos deben difundir su ingreso y los bienes que poseen, aún cuando esto represente un riesgo para ellos y sus familiares. Aseguró que el país necesita de políticos libres de cualquier sospecha, lo que sin duda es una aspiración general, sólo que en las actuales circunstancias sería colocarlos en el camino del crimen organizado, que le bastaría saber lo que tienen para llevar a cabo un secuestro o el asesinato, algo tan presente en varias entidades donde el rapto es cosa común, tanto de políticos como de hombres de poder económico, por lo que han tenido que huir a otras partes o al extranjero para evitar ser una víctima más. Aquí la pregunta sería si ese mismo empresario o cualquier otro que tenga la misma exigencia sería capaz de airear su fortuna, en una demostración que lo que se dice se hace. La catarata de acusaciones en contra de la clase política se centra en el apropiamiento de recursos del erario, pero para hacer transparente cualquier convenio de obra o servicios debe incluirse a los miembros del sector privado que tengan relación con cualquier nivel de gobierno y además hacer públicos los resultados.