Fundown concientiza para que acepten esta condición genética

Los charlatanes se aprovechan del deseo que tienen los padres de ver mejoría en sus niños que padecen Síndrome de Down, exprimiendo sus bolsillos con productos milagro que ningún beneficio generan, reconoció la presidenta de Fundown, Lilia Angélica Zacateco Mendoza.
“Algunos papás sí se dejan llevar por este tipo de gente, de que si toma tal remedio se le quita el Síndrome de Down”.
Sin embargo, comentó que en el caso de los padres que acuden a Fundown, se les concientiza que la Trisomia 21 no es una enfermedad, sino una condición que el niño va a tener por el resto de su vida y que deben aprender a vivir con él bajo la aceptación.
Zacateco Mendoza destacó, además, la existencia de tratamientos alternativos como vitaminas o suplementos, para reforzar sus vías respiratorias o incluso el intelecto de los niños con Síndrome de Down.
Señaló que otra problemática frecuente en la mayoría de los padres de familia es la culpabilidad entre sí por la situación del menor, aclarando que las causas pueden ser distintas, principalmente de tipo genético o incluso hereditario. De ahí que en Fundown se les brinda la atención psicológica a fin de sobrellevar la etapa de duelo.
De igual manera, la presidenta de Fundown resaltó que aún persiste la estigmatización en la sociedad hacia las personas con Síndrome de Down, sobre todo en escuelas, destacando que incluso las privadas elevan sus costos para aceptarlos. De ahí que la Asociación trabaja en la concientización.
Fundown atiende actualmente a 48 niños con Trisomia 21 en edades desde los 2 meses hasta los 22 años con diversas terapias que van desde física, ocupacional, de lenguaje, lectoescritura, aprendizaje lúdico, psicología, pintura y música.
Finalmente, informó que entre los proyectos futuros a desarrollar está la apertura del turno matutino, ya que actualmente sólo dan servicio por las tardes; la integración de más terapias alternativas y extender la atención a otras discapacidades.