Tan solo de las trescientas personas físicas que acudieron a la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente para presentar su declaración anual 2016, el 25% de ellas enfrentan un calvario para conseguir la devolución automática de sus impuestos, motivo por el cual formalizaron una queja contra el SAT para que resuelvan las diversas problemáticas generadas en el propio portal fiscal.

José Antonio Guerra Caparrós, delegado de la Prodecon, señaló que las causas del retraso en la devolución de impuestos es multifactorial, y aunque el portal ha ido mejorando con respecto a años anteriores, hoy en día la declaración anual está precargada y ofrece una propuesta de saldo a favor o a pagar, según el caso.

Sin embargo, la Procuraduría de Defensa del Contribuyente detectó diversas problemáticas a causa de la solicitud de devolución de impuestos, aunque en otros muchos casos se regresaron en tiempo y forma.

La Prodecon presentó quejas en el SAT por casos que reportaban retenedores desconocidos, por fraude en devoluciones, por la existencia de créditos fiscales a su cargo en la administración desconcentrada de recaudación.

Otro de los problemas suscitados es que el sistema del SAT refleja que la devolución está en proceso de pago, pero aún no se ha hecho el depósito. Ante ello se procedió a tramitar una queja que desprendió varios resultados como que ya se depositó, la cuenta bancaria esta cancelada, la clabe interbancaria es errónea.

Otros problemas se relacionan con que la autoridad requiere verificar la determinación del saldo a favor, toda vez que el cálculo realizado por el SAT no existe saldo a favor a devolver en el sistema automático. Esto también puede deberse a informativas presentadas de manera incorrecta por los patrones o retenedores.

Entre otros de los resultados desfavorables para el contribuyente se tiene que la cuenta bancaria para transferencias electrónicas, es decir la CLABE interbancaria es errónea. Adicionalmente, problemas técnicos en el portal del SAT propició confusiones en las clabes interbancarias que tenían ceros, número que era confundidos con la letra “O”.

El funcionario detalló que varias personas físicas tuvieron que lidiar con que era necesario verificar la situación que guarda su domicilio fiscal registrado ante el SAT. En otros momentos, la devolución de impuestos fue rechazada pese a aceptar la propuesta de la autoridad o bien existe una devolución presentada o autorizada con anterioridad en el sistema automático de devoluciones por el mismo monto.