Enésimo timo: $ 10 mil

Dos estafadores le quitaron el efectivo a la mujer afectada

Pese a todos los operativos y recomendaciones, y a lo recurrente del delito en la zona centro de la ciudad, por enésima ocasión los timadores hicieron de las suyas. Convencieron a una mujer de que les ayudara a cambiar cheque y le darían mil pesos por el favor. Claro, como siempre lo hacen, le exigieron algo en garantía. Los diez mil pesos que había retirado del banco. Aunque en el último instante la víctima vaciló, uno de los ladrones le arrebató el efectivo y huyeron.
Eran aproximadamente las diez y media de la mañana cuando la señora afectada efectuó operación bancaria. Esto, en una sucursal ubicada en la calle 5 de Mayo, en zona centro. Retiró la cantidad de 10 mil pesos en efectivo. Ella no lo percibió pero desde ese instante, antes de salir del edificio, los delincuentes la eligieron como víctima. Es parte del modus operandi.
Ya fuera de la sucursal, la ofendida fue abordada por otra mujer. Valiéndose de esa facilidad de palabra tan característica en los timadores, le dijo que tenía urgencia de cambiar un cheque por la cantidad de 25 mil pesos. Sin embargo, no podía efectuar el trámite porque le faltaba su credencial de elector. Le suplicó que le ayudara.
Justo en ese momento apareció el cómplice. La mujer repitió el cuento y, siguiendo la planeada estafa, pidió al sujeto que le cambiara el cheque y a manera de agradecimiento le daría la cantidad de mil pesos. El cómplice lamentó no poder ayudarla, ya que también carecía de la credencial.
Luego, ambos miraron a la ofendida y la convencieron de que regresara al interior del banco y cambiase el documento. Al fin y al cabo no tardaría. En cuestión de pocos minutos se “ganaría” mil pesos, sin esfuerzo.
Al darse cuenta de que la agraviada había caído en el engaño, le pidieron que dejara algo en garantía. Con eso de que hay tantos rateros y timadores, no fuese “la de malas”. Por aquello de las dudas le dijeron que bastaría con dejarles los 10 mil en efectivo, asegurándole que la esperarían porque no iban a perder más por menos. El supuesto cheque era de 25 mil pesos.
La mujer afectada tenía ya el dinero en sus manos pero de pronto se detuvo. Empezó a sospechar. Los timadores cambiaron la estrategia y ya no insistieron en la estafa, sino que mediante rápido movimiento le arrebataron el efectivo y le arrojaron un sobre. Al abrirlo, se dio cuenta de que sólo contenía recortes de papel periódico. De inmediato dio aviso a la policía, hubo movilización de un lado a otro pero no lograron encontrar a los timadores.