Busca en la bisutería una alternativa para ser autosuficiente; la poliomielitis afectó su movilidad, las secuelas que dejó esta enfermedad en su cuerpo la mantienen atada a una silla de ruedas, pero esto no ha sido impedimento para que Martha Patricia Esparza Luévano tenga una vida como cualquiera, y busque salir adelante por sus propios medios.
“Desde que tenía seis meses de nacida me dio la polio; mi vida ha sido muy tranquila y feliz, dentro de mi discapacidad he tratado de salir adelante como he podido, con mis capacidades. Ahora esta oportunidad que nos han dado de brindarnos esta capacitación para aprender bisutería me encantó, ya aprendí algo nuevo y es una base para seguir adelante”, detalló.
Reconoció que cada vez hay más inclusión para las personas que, como ella, tienen limitantes físicas, sin embargo, sigue siendo complicado contar con un trabajo que les permita desarrollar sus capacidades y contar con el sustento diario.
“Estamos muy contentos porque ya nos ven como personas capaces de salir adelante; batallamos en el traslado, y para subir a los carros; muchos automovilistas no están conscientes de la discapacidad que tenemos y nos ven como si fuéramos otra cosa. Los choferes del transporte público no quieren perder el tiempo en bajarse y ayudarnos a subir y para nosotros es muy importante que nos apoyen en eso, que sean más conscientes de que también nosotros podemos salir adelante por nuestros medios y con el apoyo de toda la gente”, indicó.