Cada voto emitido el pasado 4 de junio significó un costo al erario de al menos 446 pesos, cifra que cuadruplica el valor estimado por sufragio en las elecciones federales de 2012.
Conforme datos del Instituto Nacional Electoral (INE), el financiamiento público en los procesos del Estado de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz fue de 4 mil 948 millones de pesos.
Este monto incluye los presupuestos anuales de los cuatro Organismos Públicos Locales Electorales (Oples), que suman 4 mil 222 millones de pesos, y los 726 millones de pesos destinados por el INE a las elecciones locales.
Los recursos fueron utilizados para la organización de los cuatro procesos, el financiamiento de los partidos políticos y sus gastos de campaña.
De acuerdo con los cómputos distritales y municipales, el domingo se emitieron en total 11 millones 88 mil votos, para gobernador en Edomex, Coahuila y Nayarit, y alcaldías de Veracruz.
Si se dividen los recursos públicos destinados a los Oples y al INE entre los votos emitidos, el costo de cada sufragio alcanza la cifra de 446 pesos.
Este monto no incluye el dinero privado recaudado por los candidatos para sus campañas, ni otros recursos –en efectivo o en especie– que se hayan podido utilizar para promover a partidos y candidatos.
Aún así, la cifra estimada de 446 pesos por voto eleva 300 por ciento el costo del voto en las elecciones federales de 2012 que, según estimaciones del INE, fue de 112 pesos.
Además, el sufragio le cuesta más caro a unos partidos que a otros.
Si se divide el financiamiento público que recibió cada partido para 2017 y la votación obtenida, el partido al que cada voto le costó más caro es a Encuentro Social.
El PES recibió más de 61 millones de pesos en los cuatro estados donde hubo comicios, y cosechó únicamente 142 mil votos, por lo que cada sufragio le habría costado 431 pesos.
Morena, el segundo partido más votado el pasado domingo, es el que aprovechó mejor su financiamiento. Con un presupuesto de 172 millones de pesos en los cuatro estados, sumó más de 2 millones 500 mil votos, y cada uno le habría costado 68 pesos.
El PRI es el partido que más dinero público recibió en 2017: 375.1 millones de pesos, con los que consiguió más de 2 millones 600 mil votos, por lo que cada sufragio le habría costado 141 pesos.