Durante esta época se dan con mayor incidencia los casos de varicela entre los menores de preescolar y primaria, destacó la pediatra infectóloga y presidenta de la Sociedad de Médicas de Aguascalientes, Lucila Martínez Medina. Dijo que aunque esta enfermedad está considerada como benigna, hay un porcentaje mínimo de casos en el que se llega a dificultar, al grado de llegar a la muerte de no recibir el tratamiento adecuado y oportuno, por lo que exhortó a los padres de familia a no minimizar esta situación.
Recalcó que, ante esta situación, lo ideal es que los menores estén protegidos a través de las vacunas existentes para ello, puesto que es una enfermedad infecto-contagiosa, sin embargo, indicó que la Secretaría de Salud no ha podido implementarlas de manera gratuita, por lo que la ciudadanía tiene que costearlas.
La varicela es ocasionada por el virus “varicela zóster”, y se presenta como vesículas, con un contenido acuoso en el interior, que evoluciona rápidamente a costra y que es fácil de identificar; “para esta enfermedad se tienen un antiviral específico y cuando se administra dentro de las 24 horas que inician las lesiones podemos detener de forma importante la diseminación del virus, cosa que se torna complicada después de que se pasa este tiempo”, precisó la doctora.
La especialista refiere que las principales complicaciones de este padecimiento, son las infecciones de piel secundarias a esas lesiones de varicela que están decapitadas y que los niños se rascan porque presentan una fuerte comezón.
Especificó que comúnmente los padres de familia suelen usar remedios caseros para combatir la enfermedad, situación que no es para nada recomendable puesto que el uso de violeta de genciana sobre las lesiones de la piel, evita que la mamá pueda percibir si alrededor de la ampolla se está enrojeciendo, lo que significaría un dato de alarma.
Otro error muy frecuente es llevar a los niños a donde hay otros con esta enfermedad para que se contagien, “mientras el virus pasa de un individuo a otro va adquiriendo mayor virulencia, por lo tanto las complicaciones pueden ser mucho mayores”, concluyó la especialista.