En temporada vacacional, aumentan los accidentes

Cuando sucede un accidente automovilístico, se argumenta que no se pudo evitar, sin embargo, 9 de cada 10 de estos eventos se pueden prevenir, pero no tomamos las precauciones debidas.

Es de vital importancia verificar el inflado correcto de las llantas, revisarlo mecánicamente, además de concentrarse al manejar y desarrollar los cinco sentidos al frente del vehículo, señaló el Responsable Estatal de Prevención de Accidentes y Atención Prehospitalaria, Josué Nepthaly Puentes Vázquez.

El funcionario del ISSEA, destacó la importancia de no hacer llamadas telefónicas, ni mandar mensajes, no fumar, mientras se maneja; colocar a los bebés en la silla porta infantes en los asientos traseros, y utilizar los cinturones de seguridad, ya que en el 80% de los accidentes son causados por las actitudes y negligencias de los conductores.

En esta temporada vacacional, se incrementan los accidentes en el hogar y en centros recreativos en alrededor de un 20%, de ahí que se recomienda a los padres y familiares que cuidan a los pequeños, hacer conciencia y extremar precauciones, ya que los infantes se encuentran en casa mucho más tiempo, en la calle o en los jardines y por consecuencia, puede suceder algún accidente en el lugar y momento menos esperado.

Además, es recomendable que los padres hablen con sus hijos, para explicarles cómo evitar un accidente, los puntos de riesgo, y en caso de presentarse un percance, saber utilizar el número de emergencia 066 de forma eficaz, para que los paramédicos acudan de inmediato, y poder evitar una desgracia, pero jamás recurrir a las bromas.

El ISSEA ha reforzado los programas en la prevención de accidentes, y gracias a la labor de los paramédicos, han disminuido las defunciones.

Puentes Vázquez exhortó a la población en general, y en particular a los padres de familia, a enseñar a los pequeños a usar de manera prudente los numero 066 de emergencia, ya que en esta temporada vacacional se incrementan las llamadas falsas y esto además de ser un gasto innecesario de recursos, los paramédicos acuden a lugares imaginarios, pudiéndose presentar en donde verdaderamente existe la urgencia.