El nuevo Programa de Manejo del Área Natural Protegida Silvestre Estatal de Sierra Fría pone en riesgo a la fauna y vegetación del lugar, ya que se viola la veda de caza en tres de las 18 unidades de manejo de especies, lo que podría provocar la extinción de especies como el puma y el gato montés, advirtió el ecologista Gerardo Ortega de León.
Precisó que en el periódico oficial del 09 de mayo de 2016, el programa que ahí se publica está violando el artículo décimo del decreto que declara área natural protegida a la Sierra Fría y que se estableció el 26 de enero de 1994; recalcó que desde entonces es área natural protegida y definía un veda total e indefinida de caza de varias especies cinegéticas muy grande, entre ellas el puma y el gato montés.
“Están vedados y esta disposición está vigente, sin embargo, en el programa se autoriza su cacería para la conservación de vida silvestre, en La Tinaja, en Torrecillas y en La Coyotera, está autorizada la cacería deportiva del puma y en el caso de la unidad de manejo para conservación de la vida silvestre de la asociación estatal de caza y tiro de Aguascalientes, se autoriza el gato montés”, resaltó.
Apuntó que esta es una situación muy grave, ya que en el siglo pasado perdimos al lobo que existía en Sierra Fría, porque se permitió a los ganaderos atacar a este animal, ya que les representaba un peligro.
“Se autorizó poner trampas con veneno y se extinguieron totalmente, no hay ya ni un solo lobo en la sierra; ahora están vulnerando otras dos especies, son dos trofeos muy codiciados por los cazadores, el puma y el gato montés olins. Si se autoriza no hay un escenario actual de extinción, pero desde el decreto en el 94 los estudios han demostrado que es necesaria la veda por el peligro que corren muchas especies”, recalcó.
Dijo que se pondría en riesgo a otros animales, como el lince, el águila real, el halcón peregrino y el halcón mexicano, así como otras muchas aves en peligro de extinción; por ello insistió en que la Secretaría del Medio Ambiente debe intervenir de inmediato y prohibir la cacería en este zona protegida.
El activista agregó que ya se ha explotado bastante la Sierra Fría, ya que a principios del siglo pasado se registraban 70 mil hectáreas de pino, y al día de hoy hay menos de mil.