La volatilidad cambiaria va a durar los tres primeros meses de este año, luego va a tender a estabilizarse la cotización del dólar, consideró Alberto Aldape Barrios, director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial de Aguascalientes (CIDE), quien pronosticó una disminución del crecimiento del país, entre otros factores, por un menor ritmo de la economía china.

Indicó que debe tomarse como buena noticia el fortalecimiento de la economía de Estados Unidos, que está tomando un fuerte dinamismo, como hacía muchos años no se veía, y ello va a aumentar la dinámica manufacturera en el país; no obstante, dijo, hay aún factores que se deben controlar como la inflación.

Respecto del dólar, el investigador dijo que la volatilidad cambiaria va a estar presente durante los primeros tres meses del año, los especialistas han dicho que sobrepasará los 19 dólares pero la tendencia es que regrese a los 17.60, ya no a los 16 como era antes, porque hay que recordar que el 30% de los ingresos del país vienen del petróleo y eso mantiene a los inversionistas a la expectativa del precio del energético, e influye en términos generales, en la economía del país.

Se pronunció por que el Banco de México deje de apostarle a las subastas de dólares como mecanismo de contención del tipo de cambio, y que explore otros instrumentos como elevar las tasas de interés para retener inversiones y atraer nuevos capitales en lugar de soltar dólares como lo hizo en esta ocasión y que tan solo el año pasado inyectó 16 mil millones sin efectos contundentes para la economía.

Advirtió además que antes de subir las tasas de interés, el banco central deberá evaluar las condiciones generales y las expectativas de crecimiento, ya que, al aumentar los intereses, se contiene el tipo de cambio pero afecta inevitablemente a la marcha del país.

Debe ponderar muy bien los costos y beneficios de cada medida, pero lo debe hacer ya, para capitalizar las oportunidades que conllevan las épocas de crisis.

Consideró que uno de los primeros efectos del aumento de la cotización, en una economía dependiente de Estados Unidos, como la de México, es que los planes para incrementar el valor del salario se verán retrasados porque las empresas tendrán menos capacidad para aumentar las remuneraciones, sobre todo en empresas que están ligadas al dólar.

Pronosticó un año complicado, porque además de los factores internos en el país, se suma una carga externa muy importante que, sin duda, está afectando ya al desempeño de la economía; sin embargo, insistió en que las épocas de crisis económica, son tiempos que encierran en sí mismos grandes oportunidades para crecer y desarrollar nuevas formas de hacer empresa, de mejorar procesos, de optimizar recursos, en aras de superar las dificultades de un entorno económico adverso, puntualizó.