En peligro de regresar la tenencia vehicular

La traería de vuelta el fracaso de la Reforma Fiscal: CMA

El limitado alcance de la reforma fiscal impulsada por la actual administración federal, caracterizada por castigar a quien genera empleo y por la insuficiente captación de recursos para el gasto público, podría traer de vuelta el cobro de la tenencia vehicular, afirmó el especialista en finanzas, Carlos Maza Arévalo.

Por ahora se está sondeando para tratar de medir el impacto y el costo político que traería dicha medida, aunque se previsible, dijo, que encontraría un rechazo generalizado de parte de los mexicanos que tienen vehículos.

Indicó que el tema de la tenencia vehicular es un icono de mentiras y de bandera para campañas electorales ya que, de origen, se creó para financiar la organización de los Juegos Olímpicos en 1968, “y yo creo que salieron muy caros porque lo mantuvieron hasta hace poco tiempo”.

Tras su eliminación, transcurrieron todavía algunos años, porque la potestad de dicho impuesto, la federación la trasladó a los estados de la república, “lavándose las manos” y dejando la responsabilidad de recaudación a las entidades del país.

En cada estado lo manejaron como quisieron, en Aguascalientes le sacaron la mayor ventaja posible y al final lo transformaron en un cobro por concepto de “control vehicular”, que en esencia no implica alguna tarea adicional a la que deben hacer por ley, tengan o no tengan ingresos por control vehicular, el estado está obligado a llevar el control de todos los vehículos que circulan en la entidad, destacó.

La reforma fiscal, dijo Maza Arévalo, resultó ser muy limitada en sus resultados, dado que ha sido incapaz de reactivar vigorosamente la economía y, en cambio, ha propiciado la disminución del ritmo económico en ciertos sectores, debido a que en México, se castiga la generación de empleos y la productividad, cuando debería ser al revés: seguir estimulando a quien crea empleos para que genere mayores oportunidades para quienes no cuentan con una fuente de ingreso.

Resaltó el hecho de que se afirmó que no habría cambios en el tema fiscal, que no habría aumento de impuestos ni nuevos impuestos, “pero eso no lo han cumplido, basta recordar el aumento al precio de las gasolinas que es un aumento de impuestos disfrazado; se aumenta el precio del combustible y la finalidad es, para asegurar al Estado un mayor ingreso para el gasto público.

Se obtendrán más ingresos que compensen la caída por las exportaciones de petróleo, pero ni así se logra dar estabilidad y continuidad al crecimiento económico, lamentó el analista financiero.

Finalmente, advirtió que mientras persista una ley fiscal que no estimule verdadera y sólidamente la actividad económica, que no motive a los empresarios a invertir, el crecimiento del país va a ser limitado y va a ser fácil que el gobierno caiga en la tentación de imponer mayores cargas tributarias como la tenencia vehicular, dijo.