La campaña “No es piropo, es acoso”, impulsada por la asociación civil Tlanemani busca sensibilizar sobre el acoso callejero contra mujeres, evidenciar y castigar a los hombres que lo realizan, mediante una campaña de concienciación que posteriormente genere legislación que sancione este fenómeno, señaló Karina Barba, presidenta de la organización.

Mencionó que el acoso se manifiesta con mayor énfasis en adolescentes de preparatoria y jóvenes universitarias, en zonas concurridas, trayectos a pie en zonas conurbadas, y el transporte público.

Informó que este proyecto está coordinado con el Departamento de la Licenciatura de Trabajo Social de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, para la elaboración de una encuesta entre estudiantes para la obtención de un diagnóstico sobre esta problemática.

El ejercicio de consulta será aplicado mediante instrumentos dirigidos a hombres y mujeres.

El acoso callejero es una forma de violencia que resulta cotidiana para los hombres y mujeres, pero puede transitar hacia actos más graves como violaciones y abuso sexual, por lo cual deben generarse mecanismos de prevención, consideró.

Karina Barba expuso que dentro de los objetivos de la campaña se propone la creación de una aplicación en dispositivos móviles en que las afectadas reporten puntos o sitios de riesgo por acoso, que alerten a las usuarias, y estas denuncias se canalicen directamente a las corporaciones policíacas para su atención.

“Se parte de un muestreo para conocer la conducta que origina el acoso en los hombres, y establezca las características en que lo perciben las mujeres. Puede considerarse que no haya conciencia sobre el hecho de que se trate de violencia por quienes la padecen o la ejercen”.

Detalló que se pretende establecer mensajes concisos sobre la explicación del acoso callejero, y en una segunda etapa se promuevan marcos legales de sanción, acompañados de herramientas de auxilio como botones de alarma.