MONTERREY, N.L.- No tuvo que meterse horas en el gimnasio ni matarse de hambre, Eugenio Derbez se puso a comer y subió 10 kilos de peso para convertirse en un latin lover… ¡en decadencia!
El actor de 54 años está por finalizar en Los Ángeles el rodaje de How To Be a Latin Lover junto a Salma Hayek, Raquel Welch, Rob Lowe, Michael Cera y Kristen Bell, cinta que marca un parteaguas en su carrera porque se trata de su primer protagónico en inglés.
“Estoy como productor, actor y tuve mucho qué ver con el guión. En esta ocasión no dirigí porque es mi primer protagónico en inglés. Estoy en el 95% de la cinta y no me quise aventar a dirigir, sentí que ya eran demasiadas cosas en un idioma que no es el mío”, comentó Eugenio en entrevista telefónica desde Los Ángeles.
A diferencia de su película No se Aceptan Devoluciones, que tuvo un presupuesto de 5 millones y medio de dólares, How To Be A Latin Lover costará casi 15 millones de dólares.
En la historia que dirige Ken Marino (Childrens Hospital), el comediante mexicano interpreta a Máximo Montoya y Salma es su hermana Sara.
“Tengo la enorme fortuna de contar con un elenco maravilloso. El director nos trajo a varias estrellas que son amigas de él. Yo le hablé a Salma, que es amiga mía; al final se juntó un equipo muy interesante”, comentó.
“No sabes qué increíble química entre Salma y yo. Trae muchas cosas siempre, cada día trae nuevas ideas, propone cosas, ha sido un descubrimiento para mí trabajar con Salma. Es la primera vez que trabajo con ella y los dos nos respetamos muchísimo. Todas nuestras escenas son muy divertidas”.
Aunque es un actor con mucha experiencia, Eugenio confesó que lo que más le ha costado y mucho, son sus diálogos porque es una cinta en inglés.
Sin embargo, durante el rodaje se apoya de dos coaches que supervisan su acento.
“¡Híjole! ha sido muy desgastante, no sabes lo difícil que es entrar a un mundo donde todo es nuevo, no conoces a nadie. En México conozco a todo mundo, además, acoplarte al idioma, la pronunciación, la memoria, es mucho más complicado; no ha sido nada fácil. Ha sido uno de los retos más complicados de mi carrera.
“Tengo una persona que está pegada a mí todo el tiempo repasando mis líneas, memorizando y tengo otra que está enfocada únicamente en mi acento y pronunciación”.
How To Be a Latin Lover nace gracias al contrato que firmó el actor hace año y medio con la compañía Lionsgate para desarrollar películas.
Tras su éxito No se Aceptan Devoluciones, dijo, recibió un fondo para escribir guiones y así surgió esta película que espera llegue a cartelera durante el primer trimestre del 2017. (Paula Ruiz/Agencia Reforma)