CIUDAD DE MÉXICO 11-Sep .- Pumas dio una nueva muestra de su poderío en el Estadio Olímpico Universitario, ya una aduana impasable para los equipos visitantes.

La víctima este fin de semana fue Querétaro, que salió con una goleada 4-1 en contra (en la Fecha 6 Monterrey se llevó una 5-3) que significó el cuarto triunfo universitario en casa, además del tercer lugar de la Tabla con 14 puntos.

El cuadro de la UNAM no tendrá el futbol más espectacular de la Liga MX pero si mucho oficio e idea de juego, prueba de ello el sobreponerse a que los Gallos Blancos se fueran arriba en el marcador.

El 1-0 en contra fue una prueba clara que en el futbol hay que saber aprovechar las oportunidades frente al arco rival, pues el tanto de Neri Cardozo al minuto 27 era la primera aproximación de los emplumados.

Previamente Pumas había sido quien tuvo más presencia ofensiva, las más claras dos remates seguidos al marco de la portería de Tiago Volpi, el primero de Matías Britos y el segundo de Fidel Martínez.

Para fortuna de la afición local el empuje de los suyos dio sus frutos y no hubo que esperar mucho para el empate, llegado al 33′ con un cabezazo de Pablo Barrera, a un buen centro de “Alegría”, que había hecho dos malos anteriormente.

Así como llegó la igualdad de rápido la vuelta al marcador lo hizo en el complemento, obra de Javier Cortés. Ya con el 2-1, los felinos fueron cautelosos y se tomaron el tiempo para fabricar las ofensivas.

Por su parte, Querétaro hizo cuanto estuvo en sus manos, insuficiente para causar daño, por lo que ya hilvana cinco partidos sin triunfo en el semestre.

Quizá el único punto a reprochar en los universitarios y su estilo de juego es que suele tener lapsos que resultan tediosos a la tribuna, como llegó a ocurrir en el encuentro de ayer.

Sin embargo, la espera en esta ocasión tuvo su recompensa en la recta final cuando llegaron los otros dos tantos, primero de Abraham González y después Josecarlos van Rankin, ambos en jugadas rápidas y de frente al área rival.

Querétaro quedó en la lona, paso de un descalabro “aceptable” a uno que prende alarmas, en tanto, Pumas dio un nuevo golpe de autoridad y un paso más en el proyecto de Francisco Palencia, dentro de una fortaleza dura de aguantar.