Jesús Guerrero
Agencia Reforma

CHILPANCINGO, Guerrero 17-Abr.- En una nueva jornada de violencia que se vivió ayer en el Estado de Guerrero, once personas fueron asesinadas, diez de ellas en Acapulco. Entre las víctimas se encontraban seis taxistas, uno de ellos era una mujer.
De acuerdo con versiones de las autoridades policiacas estatales, en la mañana de ayer, en la Colonia Icacos, un grupo de individuos armados mató a cuatro hombres y a una mujer que se dedicaban a trabajar en el servicio de transporte liviano.
Todos eran militantes de la organización conocida como Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes del Estado de Guerrero (Cetieg).
Al lugar arribaron elementos del Ejército, de la Policía Federal y peritos forenses pertenecientes a la Fiscalía General del Estado (FGE).
Además, otro taxista de esa misma organización fue asesinado en la calle Aguas Blancas, Colonia Miguel Alemán, en donde está ubicada la vieja zona de tolerancia.
En otros hechos registrados ayer en Acapulco, en el fraccionamiento La Arboleda un hombre fue asesinado a balazos pertenecientes a un arma AK-47.
Además, en la calle Cuauhtémoc, Colonia Villa Madero, un joven fue ultimado a balazos; se le identificó como Iván Alejo Pocho.
Por la tarde, un comando armado ejecutó a dos jóvenes en la Colonia 20 de Noviembre, en un lugar conocido como La Llave de Agua. Los cuerpos de los muchachos quedaron uno encima del otro, ensangrentados.
En tanto, fue encontrado sin vida un anciano de 65 años de edad, en la calle Río Oro, Colonia Río Balsas, en Ciudad Altamirano, la cabecera del Municipio de Pungarabato; el sexagenario presentaba huellas de tortura y de ahorcamiento.
Sobre esos hechos de violencia, el Gobernador priista del Estado, Héctor Astudillo, dijo que su Administración buscará contrarrestarlos.
“Es una violencia en la que hay una confrontación y de eliminarse entre ellos, pero nosotros haremos todo lo posible para contrarrestarlos”, declaró.

Protestan taxistas en Costera
Tras el asesinato de seis taxistas de la Cetieg, miembros de esa organización acompañados de su dirigente, Juan Mendoza Tapia, bloquearon la Avenida Costera Miguel Alemán, a la altura de la Base Naval, para exigir castigo a los responsables.
Mendoza Tapia aseguró que las ejecuciones de sus compañeros constituyen ataques directos contra la Cetieg.
Hace dos semanas Mendoza Tapia fue detenido por la Policía Federal y Estatal, supuestamente por portación de cartuchos de un arma de grueso calibre. Sin embargo, fue puesto en libertad por falta de pruebas.