Los aguascalentenses no practican actos discriminatorios hacia los migrantes irregulares en tránsito por el estado, aseguró el delegado federal del Instituto Nacional de Migración, Jesús Alberto Gaviño Ortiz, al manifestar que no existen denuncias por parte de los asegurados sobre algún abuso ejercido por los ciudadanos.

Destacó que la ciudadanía no denuncia a migrantes por el sólo hecho de serlo, si no que las llamadas se enfocan en denunciar una posible actuación sospechosa que pudiera derivar en la comisión de un delito.

Refirió que la mayoría de los reportes ciudadanos suceden en el caso de supuestos migrantes que piden monedas en los cruceros al ir de paso por el territorio estatal, cuya denuncia se enfoca en que los agentes de migración verifiquen si realmente se trata de esta situación o son estafadores.

Manifestó que los aseguramientos de migrantes con status irregular, a través de las denuncias ciudadanas, son mínimos, ya que la mayoría de los migrantes asegurados forman parte de la labor de coordinación y vigilancia por parte de las corporaciones de seguridad en conjunto, con el personal de la delegación.

No hemos tenido reportes de personas que hablen al Instituto con la finalidad de que se aseguren inmigrantes por el solo hecho de proceder de otro país, y los pocos casos que existen, se dan cuando hay reportes de algún indicio de una conducta ilegal, o una falta administrativa, enfatizó.

“Tenemos algunos reportes, pero se dan en el sentido de algún tipo de violencia intrafamiliar como el hecho que un migrante agreda a su pareja, o a sus hijos, pero al momento de arribar a estos domicilios, encontramos que no hay denuncias de supuestos afectados, y si tienen un estatus regular, no tenemos alguna actuación”.