En 15 años, el déficit de agua será de 40%

Faltan cultura y voluntad política para su cuidado; es inaplazable tomar medidas

Para el 2030 en el mundo habrá un déficit de agua del 40%, lo que significa que sólo se podrá disponer del 60% del líquido, sin embargo, la calidad de éste no se puede asegurar, ya que se está extrayendo de pozos cada vez más profundos, lo cual implica un riesgo de consumo por la presencia de sustancias dañinas, informó Elsa Marcela Ramírez López, catedrática-investigadora del departamento de Ingeniería Bioquímica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Ramírez López recalcó que las principales preocupaciones con respecto al tema del agua se centran en dos cuestiones medulares: la cultura del cuidado del agua y la voluntad política para la implementación de acciones transversales.

Al respecto, la catedrática comentó que existe una falta de educación ambiental en adultos y adulto mayores, quienes con sus actitudes demuestran total desconocimiento del grave problema que se presentará al no tener agua para subsistir, ni en México ni en el mundo.

Además, destacó que a los niños y jóvenes ya se les inculcó, como parte de la formación académica, el tema de la educación ambiental y demuestran mayor grado de conciencia respecto al cuidado de los recursos naturales; pero desafortunadamente sus observaciones para utilizar responsablemente dichos recursos parecen no ser tomadas en serio por la población adulta.

Ramírez López indicó que a pesar de que se incentiva en el país, a través del Conacyt, la investigación en diferentes problemáticas ambientales como las relacionadas al recurso hídrico, se requiere voluntad política para que los proyectos valiosos sean implementados para emprender acciones contundentes, ya que no se ha logrado asociar el cuidado del agua con la mejora de los niveles de vida en todos los sentidos.

Como ejemplo, la investigadora de la UAA dijo que ya existen en México diversas propuestas y desarrollos tecnológicos para eliminar colorantes y metales pesados de aguas residuales, que además no son costosos; sin embargo, no hay políticas públicas que aprovechen estos conocimientos nacionales y por ende la contaminación sigue en aumento sin control.

Ante este panorama, es imperioso que la ciencia aporte conocimientos que puedan ayudar a darle un mejor uso a este recurso natural, como el caso de las investigaciones que se realizan en la Universidad Autónoma de Aguascalientes, las cuales aportan información pertinente con respecto a lugares de recarga de mantos freáticos, métodos y prácticas de aprovechamiento del agua en el sector agrícola, calidad del agua y sus repercusiones ambientales, procesos de remoción de contaminantes en aguas residuales, detección de flora y fauna en ojos de agua, entre muchos temas que desde hace varias décadas han estudiado los catedráticos de la máxima casa de estudios en la entidad.