José Luis Adriano
Agencia Reforma

Casi 30 estudiantes de preparatoria, de entre 15 y 18 años, conforman Pink Hawks, el único equipo compuesto únicamente por mujeres presente en FIRST Robotics Competition, un concurso internacional de robótica que celebró su final regional este mes en Toluca.
“El equipo surge como una iniciativa de querer promover la ciencia y la tecnología en los jóvenes, y más específico, en mujeres”, dijo Paulina Carretero, una de las líderes de Pink Hawks.
“Se sigue promoviendo la idea de que todo el aspecto tecnológico es para hombres y que las mujeres tienen que dedicarse a otras cosas como verse bonitas, todavía existe ese prejuicio en la sociedad”..
Las estudiantes de preparatoria de la Universidad Tecmilenio, campus de Toluca, construyeron en seis semanas a ‘La Malinche’, un robot de 45 kilogramos de peso y 36 pulgadas de altura que las hizo merecedoras al premio “Mejor Novato Calificado” en la competencia regional donde participaron 43 equipos del País.
“Al principio los prototipos los hicimos de madera y ya el robot original lo hicimos de un material que se llama alupubón, que es como una especie de sándwich donde los panes son aluminio y el relleno es caucho”, explicó Evelin Garduño, otra de las líderes del equipo.
La inscripción al concurso costó 6 mil dólares, que consiguieron por medio de patrocinios y colectas.
En la final regional, celebrada del 1 al 4 de marzo, Pink Hawks no obtuvo el pase al mundial de la competencia, que se celebrará en Houston, pero según sus integrantes, cumplieron el objetivo de contagiar a las niñas el interés por la ciencia y la tecnología.
De acuerdo con Pink Hawks, después de formar parte de la competencia, el interés de las integrantes por estudiar alguna carrera relacionada con ciencias, ingeniería, matemáticas o tecnología aumentó en 10 por ciento.
“Yo tenía la idea de que quería estudiar medicina y ya tenía casi mi plan de vida, y ahora quiero estudiar ingeniería mecatrónica”, concluyó Garduño.