Adriana Alatorre
Agencia Reforma

¿Sabía que cuando tiene diabetes, una enfermedad dental como caries, gingivitis o periodontitis dificulta el control de su nivel de azúcar?
Emanuel Robles Andrade, coordinador de Estomatología del Instituto Nacional de Perinatología (INPer), subraya que muchas de las infecciones bucales tienen un impacto muy fuerte en enfermedades mortales.
“Se ha demostrado que son factores de riesgo en un preámbulo de infarto agudo al miocardio o en enfermedad cerebrovascular”, alerta.
Ante la elevada prevalencia de la diabetes en el País, asegura que es fundamental descartar estas infecciones silenciosas.
Detalla que el comportamiento de la diabetes ocasiona que las células de defensa de los pacientes no sean tan efectivas como las de una persona sana.
Asociado a otros mecanismos, la glucosa elevada en la sangre deteriora los tejidos de soporte del diente, lo que va a ser un factor importante para desarrollar la periodontitis y de manera bidireccional va a afectar el control de la glucosa en la sangre.
Además, asegura que cuando esas enfermedades se atienden en diabéticos no controlados se puede evitar un segundo fármaco sólo con el tratamiento periodontal.
Uno de los efectos adversos de tener diabetes, además de la enfermedad periodontal, son las caries,  esto se debe a que disminuye el flujo salival que es un protector importante contra ellas.