Empapados

Itzel Vargas Rodríguez

Todos estos días la noticia ha sido el Papa. Desde antes de su llegada, los medios han ido poco a poco colocando notas sobre su visita, y en esa ocasión la viralidad de las noticias la aportaron las plataformas de redes sociales.

Es interesante ver cómo se fue trazando la estrategia comunicativa. Desde el Gobierno de la Ciudad de México, se realizó un logotipo oficial en colores rosados con los emblemas característicos de la Ciudad, mismos lugares por los que iba a pasar el Papa Francisco. Se anunció con tiempo que ciertas calles estarían cerradas y las líneas de metro de igual forma suspenderían actividad.

El Gobierno de México por su parte, también desplegó un sistema comunicativo especial. Hizo uso y difusión de un logotipo que utilizaba algunas líneas predominantemente blancas y doradas, mismo que también fue utilizado por la Nunciatura Apostólica y por los voceros del Vaticano.

El Gobierno de Chiapas encabezado por Manuel Velasco Coello, realizó una canción cantada por Anahí, su esposa, y por Julión Álvarez, un artista de música de banda popular. Misma canción ha sido replicada en diversos medios, sobre todo televisión.

Por su parte en los medios de televisión y radio se ha realizado cobertura de las actividades del Papa utilizando también emotivas canciones y se han transmitido partes de los discursos que ha dado e incluso momentos en vivo.

Lo interesante de todo, y que es muy diferente a otras visitas papales, es que esta ocasión había cierto sentimiento desangelado para muchos mexicanos. Posiblemente el momento de incertidumbre que vive el país, sea la principal causa.

Lo cierto es que puede que sea la primera visita papal que tenga tantos claroscuros en la información. Desde aquellos medios que se avocaron a difundir las cosas positivas, hasta las muchas notas referentes a los errores de miembros de la Iglesia, los secretos de la misma, las omisiones discursivas del Papa referentes a hechos trágicos en México que han quedado sin resolver en el tiempo, como las miles de desapariciones forzadas o la violencia excesiva hacia las mujeres en algunos rincones del país, por poner tan sólo algunos ejemplos.

Y es muy probable que estos temas de crítica no tengan cabida en realidad a una visita encabezada por el más importante miembro de la Iglesia católica, pero en una situación contextual complicada en México, es motivo de justificación también, para tanta pluralidad de perspectivas en las noticias que se han difundido.

Y todo es muy interesante desde el punto de vista de que cada vez México tiene una sociedad más crítica, anhelante de la transparencia y cambios positivos.

Por lo pronto podríamos decir que la sociedad se quedó con un buen sabor de boca en esta visita, con palabras de aliento para todos los creyentes y para los que no, con una amplia cobertura informativa que cubrió curiosidades del Papa, momentos de enojo y hasta omisiones discursivas, y esto último, difundido predominantemente más en las redes sociales, lugares en donde la crítica se retroalimenta constantemente.

Con estas plataformas, ya nadie está libre del escrutinio público y la masividad de información que constantemente se genera.

itzelvargasrdz@gmail.com / @itzelvargasrdz