LOS ÁNGELES, E.U.- Si algo distinguió a la 68 entrega del Emmy fue la diversidad y la inclusión. Prueba de ello fue la máxima ganadora de la noche, American Crime Story: The People v. OJ Simpson, con cinco estatuillas.
Esta recreación de una polémica de la vida real que sacudió al mundo en los 90, obtuvo el galardón como Mejor Serie Limitada o Película para Televisión, además de tres Emmys en el rubro de actuación y uno por su guión.
“Gracias a la gente de FX, por su voluntad y valentía a la hora de apostar por contenidos arriesgados, profundos y con repartos incluyentes. Un espejo de la realidad que vive actualmente la TV”, celebró Ryan Murphy, productor y creador del show.
Aunque Game of Thrones aspiraba a 23 estatuillas, sólo consiguió tres, si bien es cierto que se quedó con el máximo reconocimiento de la noche: Mejor Serie Dramática. En total, la producción de HBO obtuvo 12 premios, pues ya había recibido 9 en el renglón técnico, Veep ganó como mejor serie cómica.
Desde el arranque de la ceremonia, el anfitrión Jimmy Kimmel presumió, con su irreverente sentido del humor, cuán incluyente es el Emmy.
Y, efectivamente, los premios se repartieron con irreprochable equidad: hubo ganadores de distintas razas (el indio Aziz Anzari como Mejor Guión de Serie de Comedia y la afroamericana Regina King como Mejor Actriz de Reparto en una Serie Limitada o Película) y producciones con temáticas como la diversidad sexual.
“Por favor, a todos los ejecutivos y cadenas de televisión en este país, denle una oportunidad de trabajo a las personas transgénero. Tenemos mucho camino por recorrer, ¡los amamos!”, solicitó Jeffrey Tambor tras coronarse como Mejor Actor de Serie de Comedia por su papel de un papá transexual en Transparent.
La Academia también cumplió con los fans al reconocer a dos favoritos de la audiencia: Tatiana Maslany, por Orphan Black, y Rami Malek, por Mr. Robot, ambos en las categorías de actuación dramática.
“En esta serie pude interpretar a un joven profundamente alienado, con el que antes no hubiera convivido nunca. Para todos los Elliots, esto es para ustedes, pues todos tenemos algo de Elliot en nosotros”, señaló Malek.
La emoción de los ganadores llegó hasta el llanto con Kate McKinnon (Mejor Actriz de Reparto de una Serie de Comedia) y Julia Louis-Dreyfus, quien le dedicó su quinto premio consecutivo como Mejor Actriz en una Serie de Comedia (Veep) a su padre, quien falleció el viernes.
Como la ceremonia era larga (tres horas), Kimmel, los niños actores de Stranger Things y un equipo de voluntarios repartieron entre los invitados sándwiches de mantequilla de maní con mermelada, jugo de naranja, una manzana y una galleta de avellana.
Aunque el detalle fue celebrado por la audiencia, lo cierto es que las bromas de Kimmel no fueron de lo más destacable de la velada.
De hecho, fue Matt Damon, quien llegó para burlarse vilmente de Kimmel por haber perdido en la categoría de Mejor Talk Show, lo que generó las mejores carcajadas de famosos como Chris Rock, Laurence Fishburne, Jerry Seinfeld y John Travolta. (Rodolfo G. Zubieta/Agencia Reforma)

otro show
– El zacatecano Guillermo Rodríguez, quien trabaja como sidekick de Jimmy Kimmel, fue quien le dio la bienvenida a todos a la ceremonia desde el escenario.
– Los niños protagonistas de Stranger Things cantaron y bailaron “Uptown Funk” antes de arrancar el show.
– Mark Burnett, ganador a Mejor Reality por The Voice, fue abucheado por haber producido Celebrity Aprentice, que hace unos años condujo Donald Trump.
– Durante comerciales, en las dos pantallas gigantes del teatro se proyectó el partido de futbol americano entre Gigantes y Vikings.
– En el lobby del teatro vendían comida para aguantar la jornada y abarcaba desde hot dogs, nachos y pizzas, hasta champán, caviar y rollos de salmón.