En los últimos veinte años, alrededor de 100 mil personas dejaron de habitar la zona Centro de la ciudad, generándose la presencia vigente de 36 corazones de manzana deshabitados y abandonados, que se abren como una excelente oportunidad para desarrollar estrategias para la redensificación poblacional en Aguascalientes.
El presidente del Colegio de Arquitectos, Jaime Gallo Camacho, y el director del Instituto Municipal de Planeación, José Luis Romero Rivera, consideraron imperativo fortalecer la identidad de la zona Centro de la capital, que requiere un reciclaje urbano mediante la oferta de servicios de mayor calidad y con mejor infraestructura.
De modo inmediato se tienen identificados 11 corazones de manzana que pueden ser utilizados para la actividad comercial o habitacional, las cuales representan ya un riesgo de protección civil dado su deterioro físico, motivo por el que se requiere de la inversión privada para detonar el repoblamiento de la zona Centro de la ciudad, aseveraron.
El presidente del Colegio de Arquitectos, José Luis Romero Rivera, indicó que la vivienda que debe promoverse en la zona Centro es de tipo vertical, ya que hay corazones de manzana con más de 400 metros cuadrados de superficie. Estos espacios que en un tiempo fueron huertas se encuentran en los Barrios de Guadalupe, de la Salud y el Encino.
Agregó que los corazones de manzana son la oportunidad para contener la expansión de la ciudad en la periferia, ahora se debe trabajar para redensificar los espacios y específicamente en la zona Centro, lo que implica revisar la infraestructura hidráulica, sanitaria y los diversos servicios, para garantizar que sean suficientes y no se generen problemas para la ciudadanía.
Indicó que resulta cada vez más caro llevar los servicios a lugares más alejados de la zona Centro o a otros municipios, por lo que Aguascalientes debe imitar el ejemplo mundial de redensificar sus zonas centros.
En este sentido, el director del Instituto Municipal de Planeación señaló que en las dos últimas décadas se despobló el centro de la ciudad en 100 mil personas, a causa de que las familias decidieron emigrar y comprar casa propia a un costo más bajo entre el segundo y tercer anillo de la ciudad, provocándose un crecimiento demográfico en más de 300 mil habitantes, en igual periodo, en aquella zona.
Detalló que los 36 corazones de manzana fueron viviendas que se fueron despoblando, quedando patios o espacios abandonados, donde algunos de ellos ya están siendo considerados para uso habitacional.
De acuerdo a la información demográfica, sociológica, urbanística con que se formuló el Programa de Desarrollo Urbano de la Ciudad 2015-2040, Jaime Gallo mencionó que el crecimiento de la ciudad será mediante 15 zonas urbanas de focalización, ya que se ha determinado que la densificación o el proceso de equipamiento urbano no puede ser uniforme en toda la ciudad, debe ser acorde a las necesidades específicas de cada zona.
Las 15 zonas urbanas de focalización están limitadas por el polígono de contención urbana, ya que el plan urbano 2030 proyectaba una superficie urbana superior de 13 mil 400 hectáreas, pero en el programa 2040 lo subió a 20 mil hectáreas, ya que en los 25 años siguientes el crecimiento poblacional será acelerado y debe planearse desde ahora para que sea ordenado, puntualizó.