En Aguascalientes, cuando menos 15 asuntos de contribuyentes enfrentan el embargo e incluso la subasta de sus bienes inmuebles como casas y empresas por adeudos menores o ajenos a las personas físicas o morales, cuyos montos oscilan de 800 a 120 mil pesos, denunció el delegado de la Prodecon, José Antonio Guerra Caparrós.

Al afirmar que la actuación del Servicio de Administración Tributaria ha sido totalmente desproporcionada y plagada de errores, el funcionario federal aseveró que los causantes se enteran que tienen embargada su casa o planta cuando le tocan la puerta y le informan que su bien inmueble ha sido adjudicado y hasta subastado a terceras personas a través del Servicio de Enajenación de Bienes (SAE).

Frente a esta problemática, dijo que la Prodecon se acercó al SAT a nivel central para encontrar un camino jurídico para solventar los embargos y hacer que los contribuyentes recuperen sus bienes inmuebles, pagando sus adeudos menores, lo cual se consiguió con la herramienta denominada “Reconsideración administrativa”.

A través de este mecanismo jurídico, un contribuyente de Aguascalientes acaba de recuperar su planta del ramo de los servicios que vale más de 5 millones de pesos, y que había sido embargada, adjudicada y a punto de ser subastada por adeudar al fisco la cantidad de 90 mil pesos.

De los 15 asuntos detectados hasta ahora, comentó que dos de ellos ya están subastados por el SAE, por lo que se trabaja ahora para poderlos recuperar, lo que ciertamente impacta también a las terceras personas que compraron ese bien inmueble, pero existe la figura jurídica de poderles regresar su dinero.

José Antonio Guerra relató algunos de los supuestos registrados en Aguascalientes como la adjudicación de una casa por un adeudo de 800 pesos, otro de mil pesos, y otro más de 1,700 pesos al SAT, otros por tener una multa de tránsito de carácter federal.

Después de que el adeudo pasa a control del SAT para que cobre esa multa de tránsito y si esta autoridad no encuentra al contribuyente, empieza a notificar por estrados dentro de la oficina de este organismo, el procedimiento continúa hasta que concluye con el embargo del bien inmueble del contribuyente.

Otro caso se refiere a la adjudicación de bienes inmuebles por adeudos que no son propios, sino de la persona que anteriormente era la dueña de la casa. Un contribuyente compró una casa a otro ante notario público pero no se inscribió a tiempo en el registro público de la propiedad. Y por ese hecho, el SAT no se enteró y embargó esa vivienda pensando que era del anterior dueño, a quien no encontró en persona, afectando en consecuencia a los nuevos propietarios.

El delegado de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente señaló que otros contribuyentes se han enterado de esta problemática cuando solicitan un crédito automotriz y a través del buró de crédito conocen que enfrentan un adeudo con el SAT y al profundizar en el asunto, se les informa que su vivienda ha sido embargada por montos no tan significativos.

Indicó que las personas físicas son las más afectadas pues no tienen recursos para defenderse, a diferencia de las personas morales que pueden acceder a despachos de abogados que los asesoran en los juicios en contra de la autoridad fiscal. Sin embargo no habría la razón para que usen sus recursos por errores que va cometiendo la autoridad fiscal.

Sin embargo aclaró que la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente asumió esta causa para salvaguardar los derechos de las personas físicas y morales que están perdiendo sus casas por tener adeudos pequeños o adeudos ajenos controlados por el Servicio de Administración Tributaria, ante quien se están presentando los caminos jurídicos competentes para resolver tal situación.