Alejandro Jasso/Agencia Reforma

MONTERREY, N.L.- ¿Embarazada?, eso no lo confirmó, pero durante su show en el Domo Care, Paulina Rubio despertó la duda entre sus fans sobre un posible embarazo.
La artista brilló por sus canciones, por el amor que siente por Jerry Bazúa, a quien besó en el escenario, pero también llamó particularmente la atención por su pancita.
El corsé oscuro con pedrería que usó como parte de su vestuario delineó su figura y provocó comentarios en sus seguidores, quienes dijeron que seguramente está en espera de otro bebé.
La cantante no dijo nada al respecto… lo que también fue un hecho es que esta vez cargó con su pareja, Bazúa, quien fue el encargado de abrir el concierto la noche del sábado a las 23:05 horas, sin esperar que iba a ser abucheado por una parte de los 5 mil asistentes (cifra oficial), que hasta le gritaron: ¡Trepador!
Después de tres temas, entre ellos “Mis Siete Días” y “Nada” se despidió de la gente que pedía la presencia de Pau, que empezó su actuación a las 23:45 horas con “Mi Nuevo Vicio”.
Desde el arranque del concierto, la estrella dio de qué hablar por su abultado vientre. Algunos de sus fans aseguraban un embarazo, mientras que otros decían que posiblemente eran solamente kilos de más.
La realidad es que la cantante de 45 años no comentó nada acerca de ese tema, más bien prendió con “Ni Una Sola Palabra”, “Lo Haré Por Ti” y “Todo Mi Amor”.
“Quiero sentir el amor de todos mis regios. Gracias por estar aquí. No puedo dejar pasar este momento, quiero ver a todos, quiero que prendan las luces”, dijo Paulina.
“Para mí es una noche en donde conecto y reconectó con todos aquellos que han crecido conmigo, que han estado conmigo desde niña. Arriba el amor, arriba la gente. Bienvenidos a esta noche inolvidable”, agregó antes de compartir “Si Te Vas” y “Yo no Soy Esa Mujer”.
Acompañada de cinco músicos y seis bailarines, la cantante consiguió que el público se mantuviera de pie durante todo el espectáculo.
A pesar de que Paulina no cantó todos los temas en vivo, pues en ocasiones recurrió al playback, sus fans estuvieron encantados al recordar con ella los éxitos de Timbiriche “Con Todos Menos Conmigo”, “México” y el hit que la lanzó como solista en los 90, “Mío”.
La sorpresa de la noche fue cuando apareció de nueva cuenta Bazúa, esta vez para interpretar con su amada “Golpes en el Corazón” y terminaron el tema dándose un beso.
El final se acercó con “Nada de Esto Fue un Error”, no sin antes que Paulina brindará con tequila en mano por su gran noche… y por el amor.
La artista se fue del escenario a la 1:05 horas con “Y Yo Sigo Aquí”, dejando a sus fans con ganas de más, pues a muchos les pareció poca la duración de una hora y veinte minutos del show.